viernes, 7 de enero de 2011

Masacres en Honduras, un día normal

Mientras Pepe Lobo brinda con placer y frenesí, sus subalternos, acatan las órdenes de no darle seguimiento a la criminalidad.

Estamos expuestos a una policía represora y que deja que la violencia se desate. La policía se concentra en masa donde no se necesita. La policía permite y promueve, actúa, hace la violencia, todo de acuerdo al plan de rompimiento de la psiquis nacional para darle paso al dominio golpista.







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada