martes, 22 de febrero de 2011

Exigen a Honduras esclarecer ola de crímenes de homosexuales

Aunque los asesinatos homofóbicos de 2009 y 2010 superan en más del doble los de los cinco años anteriores, las esperanzas de que el Gobierno de Porfirio Lobo ponga coto al asunto son prácticamente nulas. No obstante, la directora de la Red Catrachas señaló que lo más grave es la complicidad de la sociedad.

(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Human Rights Watch y el presidente de EE.UU., Barack Obama, exigieron a Honduras que esclarezca los crímenes de 34 homosexuales que han tenido lugar en el país en los últimos 18 meses.
Pero aunque los asesinatos homofóbicos registrados a lo largo de 2009 y 2010 superan en más del doble los de los cinco años anteriores, las esperanzas de que el Gobierno de Porfirio Lobo ponga coto al asunto son prácticamente nulas, pues la Policía del país centroamericano esclarece apenas el cinco por ciento de los homicidios que se cometen cada año.
A ello hay que añadir que Honduras, el segundo país más pobre de América Latina, es considerado también uno de los más violentos y posee uno de los más altos índices de impunidad en la región.
La situación va a peor si la víctima es gay, afirmó Indyra Mendoza, coordinadora de la Red Lésbica Catrachas, con sede en Tegucigalpa. “Somos ciudadanos de segunda clase, hay discriminación en todos lados”.
Según Mendoza, “vivimos en un país que por cultura es así. Nunca hay una explicación para estos crímenes. El odio está en todas partes. Simplemente métase en cualquiera de las noticias de los asesinatos y lea los comentarios de la gente”.
De acuerdo con la activista, si eres gay “en la calle la gente te insulta, la policía te golpea. Hay compañeras trans que son asesinadas a tiros en plena calle y ni siquiera les hacen un levantamiento de cadáver, porque dicen que tienen sida, lo que no es verdad”.
La violencia contra los homosexuales hondureños es tal que Estados Unidos la compara con la de Uganda, condenada internacionalmente por el asesinato del activista gay David Kato, en enero pasado.
A partir del golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya, en septiembre de 2009, la violencia ha aumentado, aseguró José Bonilla, coordinador del Colectivo Violeta. “Siempre ha habido crímenes, pero no con tanta frecuencia”.
Uno de los principales objetivos de su grupo, dijo, es modificar la ley para que sea más concreta, como ya se ha hecho en otros países de América Latina. “Quizá no es una prioridad para los hondureños, pero es un derecho humano”.
A principios de enero pasado, Leonel Sauceda, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Honduras, se reunió con los representantes de los colectivos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales este mes, y el Gobierno de Porfirio Lobo estableció en noviembre del año pasado un Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que, entre otras cosas, está destinado a esclarecer los delitos aún sin resolver contra gays, lesbianas y transexuales.
Tal vez no se ha avanzado todo lo que quisiéramos, pero al menos es algo, declaró Bonilla, mientras Mendoza valoró ciertos avances, como las discotecas para homosexuales, algo que “habría sido impensable” una década atrás.
No obstante, la directora de la Red Catrachas señaló que lo más grave es la complicidad de la sociedad. “La discriminación está en todas las casas. Por eso cuando aparecemos destripados, nadie dice nada”.

El plan de la OTAN es ocupar Libia


http://www.cubadebate.cu/wp-content/themes/cubadebate/scripts/timthumb.php?src=/wp-content/gallery/reflexiones-fidel/reflexionesfidel15.jpg&w=300&h=250&zc=1&q=100
El petróleo se convirtió en la principal riqueza en manos de las grandes transnacionales yankis; a través de esa fuente de energía dispusieron de un instrumento que acrecentó considerablemente su poder político en el mundo. Fue su principal arma cuando decidieron liquidar fácilmente a la Revolución Cubana tan pronto se promulgaron las primeras leyes justas y soberanas en nuestra Patria: privarla de petróleo.
Sobre esa fuente de energía se desarrolló la civilización actual. Venezuela fue la nación de este hemisferio que mayor precio pagó. Estados Unidos se hizo dueño de los enormes yacimientos con que la naturaleza dotó a ese hermano país.
Al finalizar la última Guerra Mundial comenzó a extraer de los yacimientos de Irán, así como de los de Arabia Saudita, Iraq y los países árabes situados alrededor de ellos, mayores cantidades de petróleo. Estos pasaron a ser los principales suministradores. El consumo mundial se elevó progresivamente a la fabulosa cifra de aproximadamente 80 millones de barriles diarios, incluidos los que se extraen en el territorio de Estados Unidos, a los que ulteriormente se sumaron el gas, la energía hidráulica y la nuclear. Hasta inicios del siglo XX el carbón había sido la fuente fundamental de energía que hizo posible el desarrollo industrial, antes de que se produjeran miles de millones de automóviles y motores consumidores de combustible líquido.
El derroche del petróleo y el gas está asociado a una de las mayores tragedias, no resuelta en absoluto, que sufre la humanidad: el cambio climático.
Cuando nuestra Revolución surgió, Argelia, Libia y Egipto no eran todavía productores de petróleo, y gran parte de las cuantiosas reservas de Arabia Saudita, Iraq, Irán y los Emiratos Árabes Unidos estaban por descubrirse.
En diciembre  de 1951, Libia se convierte en el primer país africano en alcanzar su independencia después de la Segunda Guerra Mundial, en la que su territorio fue escenario de importantes combates entre tropas alemanas y del Reino Unido, que dieron fama a los generales  Erwin Rommel y Bernard L. Montgomery.
El 95 % de su territorio es totalmente desértico. La tecnología permitió descubrir importantes yacimientos de petróleo ligero de excelente calidad que hoy alcanzan       un millón 800 mil barriles diarios y abundantes depósitos de gas natural. Tal riqueza le permitió alcanzar una perspectiva de vida que alcanza casi los 75 años, y el más alto ingreso per cápita de África. Su riguroso desierto está ubicado sobre un enorme lago de agua fósil, equivalente a más de tres veces la superficie de Cuba, lo cual le ha hecho posible construir una amplia red de conductoras de agua dulce que se extiende por todo el país.
Libia, que tenía un millón de habitantes al alcanzar su independencia, cuenta hoy con algo más de 6 millones.
La Revolución Libia tuvo lugar en el mes de septiembre del año 1969. Su principal dirigente fue Muammar al-Gaddafi, militar de origen beduino, quien en su más temprana juventud se inspiró en las ideas del líder egipcio Gamal Abdel Nasser. Sin duda que muchas de sus decisiones están asociadas a los cambios que se produjeron cuando, al igual que en Egipto, una monarquía débil y corrupta fue derrocada en Libia.
Los habitantes de ese país tienen milenarias tradiciones guerreras. Se dice que los antiguos libios formaron parte del ejército de Aníbal cuando estuvo a punto de liquidar a la Antigua Roma con la fuerza que cruzó los Alpes.
Se podrá estar o no de acuerdo con el Gaddafi. El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, empleando especialmente los medios masivos de información. Habrá que esperar el tiempo necesario para conocer con rigor cuánto hay de verdad o mentira, o una mezcla de hechos de todo tipo que, en medio del caos, se produjeron en Libia. Lo que para mí es absolutamente evidente es que al Gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese rico país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días.
Los que con pérfidas intenciones inventaron la mentira de que Gaddafi se dirigía a Venezuela, igual que lo hicieron en la tarde de ayer domingo 20 de febrero, recibieron hoy una digna respuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando expresó textualmente que hacía “votos porque el pueblo libio encuentre, en ejercicio de su soberanía, una solución pacífica a sus dificultades, que preserve la integridad del pueblo y la nación Libia, sin la injerencia del imperialismo…”
Por mi parte, no imagino al dirigente libio abandonando el país, eludiendo las responsabilidades que se le imputan, sean o no falsas en parte o en su totalidad.
Una persona honesta estará siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sería guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a cometer contra el pueblo libio.
A la jefatura de esa organización belicista le urge hacerlo. ¡Hay que denunciarlo!
Fidel Castro Ruz
Febrero  21 de 2011
10 y 14 p.m.

Refundar o ir a elecciones no es el problema de fondo del FNRP

http://4.bp.blogspot.com/_yhWWIQpsbws/THl-Pk1WIHI/AAAAAAAADwo/QCKLgSopH3E/s1600/fnrp.jpg



Sería fatal que solo tuviéramos esas dos opciones

El sábado 19 de febrero de 2011, me tocó ser testigo de la asamblea de Francisco Morazán, cuyo propósito era elegir una Coordinación Departamental, 28 delegados a la Asamblea Nacional del 26 de Febrero, y definir la posición política del departamento, para que se llevara como mandato a este último evento, considerado el más grande hasta ahora del Frente Nacional de Resistencia Popular. Sobre la misma ya existe una crónica colorida por lo que no vale la pena discutir mucho los hechos que en ella se dieron.

A pesar de nuestra inexperiencia, y con problemas asociados a nuestra falta de costumbre, el evento nombró personas para cargos a granel, en un ejercicio que seguramente se irá mejorando con la práctica. Lo importante es que, a una semana de la Asamblea Nacional existe una conducción departamental con más de cincuenta integrantes y 28 delegados al evento del sábado próximo. Aunque la designación de estos delegados se hizo en una especie de “repartición”, el hombre y mujeres designados tiene por delante la tarea más delicada de todas: entender que es el FNRP, y validar esto en la asamblea.

No sabemos cuál ha sido la experiencia en otras partes del país, pero como haya sido, los delegados de todo el país, acceden a este momento de la historia en medio de condiciones peculiares, que les ponen en una situación de gran responsabilidad para con la patria, con las generaciones futuras, y para con sus propios hermanos y hermanas, que han resistido con firmeza la humillante arrogancia de la bota militar, y la mentalidad asesina de una clase dominante inhumana y bestial.

Es importante para estos delegados llegar con la idea clara de que el frente está desunido, y que esto es el resultado de pensamientos y prácticas que, aunque nunca demostraron serle útiles a nadie, han prevalecido como vicios que empañan la marcha inclaudicable de un pueblo que busca desde hace siglos la senda de su propio futuro. No deben los delegados, asumir que la unidad se produce por auto inmunización contra los designios imperiales; al contrario, es la vitalidad del pensamiento revolucionario el que puede dar la talla que el pueblo espera de su dirigencia.

Tienen la misión de recobrar la confianza del pueblo resistente en el FNRP; compromiso y tarea difíciles de cumplir si se dejan de lado las ideas y se imponen las consignas que ocultan las verdades pero que nos mantienen vivas las esperanzas. Para lograr una construcción acertada del nuevo poder del pueblo, debe entenderse que el mundo piensa y actúa, y que nuestros adversarios nos llevan 100 años de ventaja en organización y disciplina, lo que no podremos derrotar sin el trabajo firme, y desinteresado de todos y todas.

Sin duda es el momento de las luces; necesitamos compañeros y compañeras delegadas que recuerden que quedan fuera, sin representación miles y miles resistentes, muchos de los cuales llegaron hasta las últimas consecuencias por la libertad de este país, y que en el nombre de esa sangre, incluida la de la compañera Reyna Veliz, caída hace una horas frente a su pequeña hija, cumplamos con el deber de construir el frente que tanto nos ha costado.

No cabe duda que existen fuertes discrepancias alrededor de temas que muchos califican de fundamentales, pero estas contradicciones, consustanciales a la lucha, deben servir como eje del desarrollo de nuestra historia. Debemos recordar que la decisión de ir a elecciones en 2013 o no, es extemporánea, y no depende solamente de nuestros argumentos; los mismos golpistas que nos asesinan a diario son los que, en última instancia, deciden que podemos hacer o no. Es eso justamente lo que debemos cambiar; no podemos seguir sojuzgados en medio de las arbitrariedades que nos privan hasta de lo que nunca hemos tenido.

Es absurdo creer que las elecciones son una solución a la compleja situación que vivimos; tampoco es racional oponerse a un proceso que representa una opción real para alcanzar nuestras metas y objetivos. La discusión debe centrarse en la decisión de luchar de frente contra los adversarios en todos los campos que haga falta para derrotarles. Ya no basta con hacer lo posible, estamos obligados a hacer lo que haga falta para reconquistar la nación que hemos perdido sin darnos cuenta. Sería fatal llegar a la asamblea creyendo que el problema central se da entre refundar o ir a elecciones. El tema central está hoy en dos puntos centrales: la definición política del frente y la unidad del mismo.

Esta asamblea daría un paso gigantesco sí reconoce la existencia de tendencias dentro del Frente, y determina acabar con las campañas de odio y desprestigio que se han desencadenado para marcar la reputación de compañeros y compañeras, que han dado mucho en el campo de la lucha por décadas, y que hoy son lapidados por chismes creados en laboratorios de inteligencia del ejército opresor. Disentir no es un acto de traición, es apenas un proceso que da inicio al proceso dialectico del que no podemos escapar por el capricho de unos y la pasividad de otros. Después del 26 seguirán existiendo muchos hondureños y hondureñas, en resistencia que deben ser integrados de inmediato. En ese sentido, si la tarea del 26 de fundamental, lo que pase del 27 en adelante es crítico para el futuro de Honduras.

Posiblemente sea conveniente que los compañeros aglutinados en las tendencias mencionadas, como el Movimiento Liberal 28 de Junio, el FAPER, la Unificación Democrática, Liberales en Resistencia, Movimiento Nueva Democracia, y muchos otros, se den una pausa en la confrontación, y permitan que se materialice esta fase el día 26, en algo que luce ya inevitable, que además podría tener resultados inmensamente dañinos si caemos en la provocación, planificada e infiltrada por el enemigo.

Cierto es que una maquina no puede ser conducida con los ojos cerrados y los oídos tapados; pero también es cierto es que avanzar sin el impulso de las bases es imposible; en este sentido, ningún dirigente debe perder de vista que su vigencia está determinada por la naturaleza de sus ideas; es el pueblo el que legitima, y si lo que hacemos esta contrapuesto a los intereses de este, entonces los liderazgos son rebasados. En el caso hondureño se ha dado un escenario inusual, pues los dirigentes históricos, han mantenido su preeminencia, y no han florecido nuevos líderes; ahora es imprescindible que la juventud asuma su papel, no de manera caprichosa, no se trata de llenar huecos, se trata de escribir una nueva historia, y eso solo se logra con hombre y mujeres libres de prejuicios, de dogmas o sectarismos estériles.

Tampoco es sano que, a pesar de que el proceso histórico comenzado a partir del 28 de junio de 2009, tiene condiciones de desarrollo particulares, y genera un sujeto compuesto por todos sus elementos, incluido su liderazgo, se niegue, o se trate de ocultar, el peso específico del presidente José Manuel Zelaya en esta historia. Aunque parezca absurdo, el frente y Zelaya han seguido caminos diferentes en términos de su aceptación frente al pueblo; mientras el primero declina aceleradamente, el segundo ha crecido hasta una dimensión que ningún otro hondureño ha tenido antes. Esto genera un cisma enorme que se debe corregir, y esto solo es posible mediante la unidad; esto es algo que deben tener presente los asambleístas en todo momento.

Como asunto de importancia capital tenemos, adicionalmente, el mandato de más de un millón trescientas mil personas que exigieron en 2010 la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, y el retorno seguro, inmediato e incondicional de José Manuel Zelaya a la patria; los delegados a esta Asamblea Nacional, deberán decidir cómo se cumple con esta voluntad popular, expresada por mas hondureños y hondureñas que los que han votado en cualquier elección pasada. Existen varias tesis, pero esta tarea está por encima de las discusiones que hoy se ventilan en el FNRP.

Es imperativo que el proceso unitario vaya de la mano con la determinación de una estrategia de lucha que nos permita ponernos de frente al adversario, y luchar de manera clara y definida con argumentos coherentes y acciones contundentes: nunca vimos a nadie dar un puñetazo a otro estando de espaldas; es tiempo que nosotros asumamos el reto de enfrentar y derrotar a este enemigo, haciendo uso, incluso, de sus propias armas. No podemos seguir viviendo bajo la premisa de que si los ignoramos los debilitamos; las evidencias son abrumadoras contra este argumento.

La lucha por unas nuevas honduras es un mandato del pueblo, los delegados y delegadas deben afrontar esto sin vacilación, y con consciencia revolucionaria. Recordemos que ser revolucionario no radica en cuantas veces puedas repetir esta palabra, ni cuantas veces la escribas, sino que acciones haces para cumplir las más pequeña tarea, sin más interés que dar todo por la libertad. Es tiempo de detener de una vez por todas la estigmatización de compañeros por sus ideas, al final, en la trinchera, para las balas del enemigo no hay diferencia.