viernes, 7 de enero de 2011

Dictadura cívico-militar ofrece terror como mecanismo de “control democrático”

E-mail Print PDF

Desde hace 28 años el Cofadeh realiza el plantón para exigir verdad y justicia
El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, en su primer plantón del año 2011, ante la comunidad nacional e internacional deja establecido lo siguiente:
1. El año 2010 terminó como empezó: con asesinatos de periodistas. Y todos los diez casos en la absoluta impunidad, generando en el contexto de impunidad y violencia nacional un clima de censura directa a los periodistas y medios independientes frente al régimen de facto y, lo más sensible, de autocensura de las fuentes directas e indirectas.
 
2. En general, las violaciones a los derechos humanos en 2010 dejaron  víctimas sin justicia ni reparación, con los victimarios libres y con poder dentro del golpismo sucedáneo de la ruptura de junio 2009, que mantiene secuestrado el andamiaje antiguo pero servicial del Estado de Derecho burgués, neoliberal.
 
3. Ninguna victoria jurídica pudo alcanzarse en el sistema nacional, lo que obligó a más de dos centenares de personas a salir y mantenerse fuera del país, y a las demás acudir al sistema interamericano de derechos humanos y a la Corte Penal Internacional.
 
4. El nuevo año comienza peor que el anterior. El menosprecio por la vida es absolutamente intolerable, irriga con sangre todo el tejido social hondureño con la imposibilidad complaciente del régimen golpista de revertirlo.
 
5. La tendencia señala que seguirán los robos de información a organizaciones sociales, populares y eclesiales para aplicar la Ley Antiterrorista contra sus dinámicas liberadoras y refundacionales.
 
6. Igualmente, es previsible que el ahogamiento financiero y censor directo de los poderes ocultos seguirán siendo utilizados contra los periodistas, comunicadores y medios comunitarios alternos, que resisten en sus territorios contra los abusos del régimen.
 
7. También vemos que continuará la tendencia de penetrar electrónicamente la vida individual y colectiva de la disidencia política resistente, que luego representa persecuciones hostiles y asesinatos.
 
8. Los militares y policías, con impulso de Estados Unidos, insistirán en ocupar nuestros espacios públicos además de los privados y los narcotraficantes con apoyo estatal tomarían control territorial de regiones nacionales.
 
9. Concluimos con un nuevo llamado a la comunidad internacional para que consulte y compare información antes de continuar legitimando una dictadura cívico-militar que ofrece terror como mecanismo de “control democrático”.
 
De los Hechos y de los Hechores
Ni Olvido, Ni Perdón
 
Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH
Tegucigalpa M.D.C. 07 de enero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada