miércoles, 30 de septiembre de 2009

El Presidente Funes de El Salvador ante la Asamblea Gral. de la ONU refiriendose al golpe en Honduras

Fuente: tlalocman999 - Youtube.com

Carta abierta del Presidente JOSE MANUEL ZELAYA ROSALES en relación a la comunidad judía residente en el país.

Respecto a algunas distorsiones de la información, efectuadas por algunos medios de comunicación, referentes a mi posición como Presidente con respecto a la comunidad judía, COMUNICO lo siguiente:

DEL ESCRITORIO DEL SEÑOR PRESIDENTE

Sería oportuno consultar a los Secretarios de Estado de mi gabinete sobre estas acusaciones que me hacen de tener posiciones anti-semitas. Cuando el pueblo hondureño me eligió Presidente, recibí fuertes criticas de algunos anti-semitas, debido a que nombré, entre otras religiones, algunos muy talentosos y calificados hondureños practicantes del judaísmo, como miembros del Gabinete de Gobierno.
Nombré como Secretario de Estado en los Despachos de la Presidencia , el que era mi mano derecha en el gobierno, YANNI BENJAMIN ROSENTHAL; quien me dio un fuerte apoyo en el manejo de los asuntos del sector de la Economía , este cercano colaborador me invitó a la ceremonia del Bat Mitzvah de su hija; así mismo nombré al señor LEO STARKMAN como Ministro de Inversión y en otra ocasión, Ministro de Energía, también nombré al Ingeniero MOISES STARKMAN como Ministro encargado del sector de los Bio-Combustibles, el cual recuerdo que en una ocasión me manifestó el sufrimiento de las personas judías en los campos de concentración de los Nazis, este cercano colaborador incluso me informo el significado de la expresión Shabat Shalom, saludo que usan los judíos para honrar su día sagrado de la semana. También, en mi gobierno nombré como Gerente General de la Empresa de Telecomunicaciones al señor JACOBO REGALADO WEITZEMBLUTH.
Considero que todos debemos respetar las personas que tienen prácticas religiosas que son distintas a las nuestras. Yo como Católico Cristiano recibo mucha inspiración de los postulados de esta religión que practico, para la labor que tengo como presidente. Respeto profundamente las personas que practican otras religiones no sólo judíos sino también evangélicos. Vale mencionar que acaba de culminar el mes sagrado de Ramadan de la comunidad de los musulmanes y las personas Judías acaban de celebrar el día más sagrado de su fe, Yom Kippur, todos somos iguales, hondureños y hondureñas.

En las sociedades mucha gente se equivoca, incluyendo a algunos de mis opositores y también los que me apoyan, y caen víctimas del anti-semitismo. Yo rechazo todas las posturas anti-semitas y los ataques que instan a los hondureños y hondureñas a hacer lo mismo. Judíos Árabes, Orientales, Pueblos Indígenas, Garífunas, Negros y Misquitos, todos como hondureños y hondureñas han ayudado a construir esta nación, y si todo sale como espero, continuarán haciéndolo siempre.

Honduras está dividida por líneas políticas, pero nunca deberá estar dividida sobre la base de la libertad de religión. Todos somos hondureños y hondureñas y nuestro país sólo puede tener éxito con la participación equitativa de todos.

En mi condición de ser humano y como Presidente, hago un llamado a todos los hondureños y hondureñas para abstenerse de hacer comentarios antisemitas; o de cualquier otro tipo que implique discriminación; hoy al lograr mi retorno pacífico, por la Restitución de la

Democracia Contra el Golpe de Estado hago un llamado al diálogo a todos los sectores, el Pueblo Hondureño tiene el apoyo de la comunidad internacional, hasta lograr restaurar la democracia.

José Manuel Zelaya Rosales
Presidente Constitucional de la República de Honduras

Fuente: honduraslaboral.org

.

Honduras: La constitución ilegítima



La disputa dialéctica sobre la legalidad del violento proceso de destitución y expulsión del presidente de Honduras no está cerrada. Hace meses expusimos nuestro punto de vista, según el cual no hubo violación a la constitución por parte del presidente Zelaya en el momento de convocar a una encuesta no vinculante sobre una asamblea constituyente. Pero en el fondo esta discusión es vana y encubre otro problema en su raíz: la resistencia de una clase y de una mentalidad que moldeó los estamentos de su propia Republica Bananera y busca desesperadamente identificar cualquier cambio con el caos al tiempo que impone la represión de su pueblo y de los medios de comunicación que le son adversos.

El principal argumento de los golpistas en Honduras radica en que la constitución de 1982 no permite cambios en su letra (artículos 239 y 374) y establece la remoción de sus cargos a quienes las promuevan. La Ley de Participación ciudadana de 2006, que promueve las consultas populares, nunca fue acusada de inconstitucional. Por el contrario, la participación popular es una prescripción de la misma constitución (articulo 45). Todo lo que revela el espíritu escolástico de sus redactores, matizado con un lenguaje humanístico.

Ninguna norma, ninguna ley puede estar por encima de la constitución de un país. Sin embargo, ninguna constitución moderna ha sido dictada por Dios sino por seres humanos para beneficio propio. Es decir, ninguna constitución puede estar por encima de un derecho natural como lo es la libertad de un pueblo para cambiar.

Una constitución que establece su propia inmodificabilidad está confundiendo su origen humano y precario con un origen divino; o está pretendiendo establecer la dictadura de una generación sobre todas las generaciones por venir. Si este principio de inamovilidad tuviese algún sentido, deberíamos suponer que antes que la constitución de Honduras sea modificada debería desaparecer Honduras como país. De lo contrario, dentro de mil años ese país deberá regirse por la misma letra.

Ya los ortodoxos religiosos quisieron evitar cambios en el Corán y en la Biblia contando el número de palabras. Cuando las sociedades y sus valores cambian pero no se puede cambiar un texto sagrado, se salva el texto interpretando a favor de los nuevos valores. Esto queda demostrado por la proliferación de sectas, ismos y nuevas religiones que surgen de un mismo texto.

Pero en un texto sagrado la prohibición de cambios, aun siendo imposible, está mejor justificada, ya que ningún hombre puede enmendarle la letra a Dios.

Estas pretensiones de eternidad y perfección no fueron raras en las constituciones iberoamericanas que en el siglo XIX pretendieron inventar republicas, en lugar de que los pueblos inventaran sus repúblicas y las constituciones a su medida y según el pulso de la historia. Si en Estados Unidos aun está vigente la constitución de 1787 ello se debe a su gran flexibilidad y a sus muchas enmiendas. De no ser así, hoy este país tendría tres cuartas partes de un hombre en la presidencia; un casi-humano. “Ese negrito ignorante”, como lo llamó el ex canciller de facto Enrique Ortez Colindres. Por si fuese poco, el artículo V de la famosa constitución de Estados Unidos prohibía cualquier cambio de estatus constitucional referido a los esclavos.

El resultado de una constitución como la de Honduras no es otro que su propia muerte, previo derramamiento se sangre más tarde o más temprano.

Quienes alegan defenderla deberán hacerlo con la fuerza de las armas y con la estrecha lógica de un conjunto de normas que violan uno de los derechos naturales más básicos e irrenunciables.

Desde hace siglos, los filósofos que imaginaron y articularon las utopías que hoy se llaman Democracia, Estado y Derechos Humanos lo dijeron de forma explicita: ninguna ley está por encima de estos derechos naturales. Y si así se pretendiera, la desobediencia está justificada. La violencia no procede de la desobediencia sino de quien viola un derecho fundamental. Para todo lo demás está la política. La negociación es la concesión que hacen los débiles. Una concesión conveniente, inevitable, pero a largo plazo siempre insuficiente.

Una democracia madura implica una cultura y un sistema institucional que prevenga las rupturas de las reglas de juego. Pero al mismo, y por esto mismo, una democracia se define por permitir y facilitar los inevitables cambios que vienen con una nueva generación, con la mayor conciencia histórica de una sociedad.

Una constitución que lo impida es ilegitima ante el inalienable derecho a la libertad (de cambiar) y la igualdad (de decidirlo). Es papel, es un contrato fraudulento que una generación impone a otra en nombre de un pueblo ya inexistente.

Jorge Majfud, PhD, Lincoln University, School of Humanities, Department of Foreign Languages and Literatures.
www.majfud.50megs.com - http://escritos.us

Fuente: http://alainet.org/active/33389
.

Zelaya dispuesto a último sacrificio por democracia

Presidente Constitucional de Honduras Manuel Zelaya
Credito: TeleSUR
Nueva York 30 de septiembre de 2009. — A pesar de las fuertes medidas que ha tomado el gobierno de facto para sacar al presidente derrocado Manuel Zelaya de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, ayer el presidente aseguró que no piensa dejarla y que tiene la esperanza de llegar a un acuerdo pacífico en los próximos días.

En una entrevista exclusiva con EL DIARIO/LA PRENSA desde su encierro de nueve días en la embajada, Zelaya apuntó: “Tiene que haber una salida. No podemos vivir en una convulsión social”.

Sin embargo, Zelaya indicó que no piensa salir de la embajada para resolver la crisis, a pesar de que el gobierno de facto ha dado una semana al gobierno de Brasil para que decida si da asilo político a Zelaya o retira el estatus diplomático de la embajada.

“Debo de hacer todo el esfuerzo y someterme a todo el sacrificio que sea necesario con el fin de darle un ejemplo al mundo que los golpes de Estado no se aceptan”, aseguró el presidente derrocado en una entrevista por teléfono.

Zelaya fue expulsado de Honduras el 28 de junio en un golpe militar. Cuando logró regresar al país el 21 de septiembre, en una operación clandestina después de varios intentos frustrados, se refugió con su familia en la embajada de Brasil.

Ayer, Zelaya reafirmó que no está considerando la posibilidad de salir de la embajada y asilarse en Brasil, la única opción que le ha ofrecido el gobierno de facto en lugar de su arresto.

Antes de que llegue la fecha en que el gobierno de facto dice que suspenderá el estatus diplomático de la embajada, dijo: “Nosotros pensamos que se va a arreglar el problema

Aunque sigue firme en su posición, el presidente admitió que se encuentra agotado por los ataques con gases tóxicos e intimidaciones de que son objeto los que se encuentran encerrados en la embajada.

“De salud estoy bien. Pero estoy asediado, atacado, desprovisto de comida, rodeado por militares. No nos dejan visitas, no nos permiten hacer el diálogo nacional que hemos convocado, y hay fuerte represión en contra de todos nosotros”, dijo. Cuatro días antes, las fuerzas militares regaron la embajada con gases lacrimógenos.

Ayer, buscando bloquear su comunicación con el mundo exterior, el gobierno de facto había saturado la embajada de ondas microondas que cortaban las llamadas. Zelaya logró hablar con EL DIARIO/LA PRENSA por un teléfono celular desde una habitación protegida de las microondas.

En la entrevista, el presidente derrocado defendió su decisión de regresar a Honduras, por la cual ha sido criticado por Estados Unidos, que cree que ha servido para elevar la tensión en Tegucigalpa, causando más enfrentamientos violentos entre manifestantes y militares, y por lo menos tres muertes.

“Eso lo dicen los que dieron el golpe de estado”, respondió el presidente derrocado. “Yo no uso armas. No uso violencia. Uso un discurso pacífico. Sí de resistencia. Sí de desobediencia civil frente a un golpe de estado”, agregó desde su encierro, en el que está acompañado por unas 70 personas, entre las que se encuentran familiares y seguidores.

Zelaya denunció las acciones del gobierno de facto, que suspendió cinco derechos constitucionales y cerró los dos único medios opositores esta semana, Radio Globo y Canal 36. Las instalaciones de éstos fueron tomadas por los militares el martes de madrugada, pero los dos medios siguen transmitiendo noticias por Internet.

Sobre estas acciones del gobierno golpista, Zelaya dijo: “Esto desnuda la cara verdadera de la dictadura que se ha instalado en Honduras”.

El presidente derrocado dijo que ha intentado dialogar con representantes de Micheletti, pero que sus emisarios le han presentado propuestas “absurdas”.

“Ellos proponen que haya otro golpe de estado y que se saque a Micheletti y que se ponga otro presidente externo, entonces eso no es aceptado por un demócrata como yo”, aseveró.

Preguntado por el Pacto de San José, y si el gobierno de facto ha mostrado interés en ratificarlo, dijo: “Por el momento no han manifestado interés, pero es un camino pacífico a la solución a la crisis”.

Zelaya aseveró que el gobierno que más ha estado ayudando es el de los Estados Unidos pero reiteró su oposición a una intervención estadounidense porque ello significaría una solución de la crisis por la fuerza.

A pesar de sentirse exhausto, el presidente derrocado se mostró esperanzado.

“Ellos no tienen otro remedio de encontrar un entendimiento porque nadie los acepta ni el pueblo ni la comunidad internacional, están solos en el mundo”, concluyó.

Fuente: www.aporrea.org

.

Honduras Supreme Electoral Tribunal Comes Out Against Coup Decree

By Al Giordano

D.R. 2009 Latuff, Special to The Narco News Bulletin

The layers keep peeling away from "president" Roberto Micheletti's coup d'etat, which began with a consensus of most of upper class Honduras and its political institutions but in recent days has seen Congressional and business leaders begin looking for the EXIT sign.

It was Micheletti's authoritarian decree, announced on Sunday, that blasted away the glue that had previously held them all together, with its prohibitions on Constitutional rights of speech, press, assembly, transit and due process.

Today, the country's Supreme Electoral Tribunal joined the growing mob of former unconditional backers of the coup for whom Micheletti's decree went a step too far:

The Supreme Electoral Tribunal (TSE, in its Spanish initials) of Honduras today asked president Roberto Micheletti to cancel the decree that suspended constitutional rights because it harms the electoral process scheduled for November... and thus joined in similar demands made by Congress, presidential candidates and other sectors...

Micheletti said... that he would agree to analyze the request and insisted that the decree will be "cancelled in the opportune moment."

However, he said that he would continue to consult on the matter with the Supreme Court and other State organisms with the goal of making a "consensus" decision.

Those few paragraphs speak volumes about what is happening behind the curtain. Let me translate them.

On Sunday, Micheletti announced the authoritarian decree without having the aforementioned "consensus" of key coup players. Some seemed as surprised as the general public to find out about it. The decree already does not have any "consensus" even among the limited power players between whom the coup was negotiated and implemented. Now he is saying he needs "consensus" to remove it.

What does this tell us? It reveals that Micheletti himself isn't calling the shots here. He specifically mentions the Supreme Court, and his reference to "State organisms" most likely means the Armed Forces: the two real kingpins of the coup, for whom Micheletti is a mere marionette.

In typical style, he fools gullible reporters to repeat claims that he has already backed off the decree, while this morning military and police troops continued attacks on peaceful demonstrators that have maintained government agricultural offices occupied for three months now. Clearly, the real powers behind the decree - the Supreme Court and the military - want to make sure it meets its main goals before having to call it off.

What the electoral commissioners can clearly see that the inner trinity of coup power - the Army, the Court and Micheletti - don't seem to "get" is how the decree has destroyed any hope of convincing Hondurans or the world that the November 29 elections can be made free or fair. It's already too late. Smarter minds are seeing it, while the the Army, the Court and Micheletti push on out of an apparent belief that if they don't keep brutally repressing and silencing speech, the nonviolent civil resistance is going to roll right over the coup.

It's possible that both sectors are right about their analysis in this way: The coup "moderates" understand that their electoral "solution" is now screwed, thanks to the decree. While the "hard liners" understand that if they allow basic constitutional rights, they won't be able to hold back the tide of public opinion much longer. Meanwhile, by stalling on the requests by his former coup allies to cancel the decree, Micheletti is further isolating the Army, the Court and he from the support they previously enjoyed. And this is the part of the movie when the once invincible coup regime begins to divide and fall.

Fuente: narcosphere.narconews.com

.

RESISTENCIA CONFIRMA PROXIMO INICIO DE DIALOGO ZELAYA-GOLPISTAS

Tegucigalpa,30 de septiembre (Télam).-Uno de los principales dirigentes de la resistencia al golpe de Estado en Honduras, Juan Barahona, confirmó hoy que se abrió el diálogo y que esperan que "muy pronto se inicien pláticas con el presidente (Manuel) Zelaya y los golpistas", pero denunció que persiste la represión, bajo la cual no se puede negociar, aclaró.

"Ya hay algunos contactos. Están hablando de diálogar. No conocemos la propuesta, pero la negociación tiene llegar a un acuerdo sin renunciar a la presidencia por parte de Zelaya y a la Asamblea Constituyente", dijo Barahona a Télam en un contacto telefónico desde Tegucigalpa.

El dirigente descartó así la propuesta realizada por el empresario Adolfo Facussé de renuncia del presidente de facto Roberto Micheletti, la asunción formal de Zelaya sólo para ser detenido en su casa, con la asunción del gobierno por un gabinete de reconciliación nacional que lleve adelante las elecciones, según informó la prensa local.

El coordinador del Frente Nacional contra el Golpe agregó que "es posible que los representantes de la OEA que están por venir se incorporen a ese diálogo".

Barahona, y también el dirigente campesino antigolpista Rafael Alegría, coincidieron este mediodía en decir a esta agencia que el desalojo del instituto de la Reforma Agraria, como denominan al Instituto Nacional Agrario, no fue pacífico y que hubo "58 campesinos detenidos, acusados de sedición".

"Ahora nos acaban de dispersar con gases lacrimógenos de la concentración que teníamos en el bulevar Morasán, frente a radio Globo (cerrada por el gobierno de facto), y nos capturaron también a compañeros", señaló Barahona.

Destacó que "si quieren inciar el diálogo deben cesar con la represión: no puede haber diálogo con represión y persecusión policial a los miembros de la resistencia".

En ese sentido, dijo que se debe "levantar el decreto que estableció el estado de sitio y la suspensión de las garantías constitucionales", pero agregó que las reuniones del Congreso que se iban a realizar hoy y mañana con ese fin "fueron canceladas, no sabemos por qué".

"Haya o no diálogo la resistencia seguirá en las calles, aunque nos sigan reprimiendo, aunque se mantenga el decreto represivo, vamos a seguir la lucha", advirtió al cumplirse hoy la movilización número 95 desde el golpe de Estado del 28 de junio pasado.

Para Alegría, "la situación es complicada y se agravó hoy porque (los golpistas) están agresivos".
A su juicio, el planteo de diálogo mientras se sigue reprimiendo "son las contradicciones" que hoy existen en Honduras.(Télam)
.

LA RUE MANIFIESTA PREOCUPACION POR LIMITES A LIBERTAD EXPRESION

Guatemala, 30 de septiembre (Télam).-El Relator de Naciones Unidas sobre el derecho a la Libertad de Opinión y Expresión Frank La Rue, manifestó hoy su "grave y profunda preocupación" por el decreto del gobierno golpista por el cual se supenden las garantías constitucionales y limitan "seriamente el derecjho a la libertad de exzpresión".

La Rue, expresó en un comunicado su preocupación por "la emisión del Decreto Ejecutivo PCM-M-016-2009, mediante el cual se suspenden garantías Constitucionales y derechos fundamentales en Honduras, particularmente aquellos que limitan seriamente el derecho a la Libertad de Expresión".

También otros derechos como "la libre circulación y reuniones públicas, contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, de los cuales es parte Honduras".

Asimismo, comunicó a las autoridades de Estado, su preocupación derivada de informaciones y comunicaciones recibidas en la Relatoría, en las se denuncian agresiones e intimidaciones en contra de periodistas y camarógrafos; así como la confiscación violenta o destrucción de sus equipos.

"En particular se ha solicitado al Estado de Honduras que investigue la agresión realizada por efectivos militares contra los periodistas Alberto Cardona de Guatevisión y Rony Sánchez de Televisa, solicitando a la vez la devolución del equipo que les fuera confiscado", explicó.
El Relator expresó su preocupación por "el cierre ilegal de Radio Globo y del Canal 36 de Televisión, por el simple hecho de ser críticos al régimen de facto, lo cual compromete seriamente la libertad de prensa en ese país".

En ese sentido, el Relator instó al Estado de Honduras a revisar estas decisiones y a garantizar el funcionamiento normal de todos los medios de comunicación social.

En comunicación oficial enviada al Estado de Honduras, el Relator solicitó que se investiguen todos los hechos de violencia que han suscitado, y que se deduzcan las responsabilidades pertinentes, conminando además al Congreso de Honduras para que restablezca lo antes posible las garantías y derechos fundamentales que han sido suspendidos. (Télam)

Fuente: www.elpatagonico.net


.

Se ahondan las grietas entre partidarios de golpistas hondureños

30 de Septiembre de 2009, 02:17pm ET

TEGUCIGALPA (AP) - Las grietas entre los partidarios del gobierno golpista de Honduras parecían ahondarse el miércoles, cuando algunos líderes empresariales ablandaron su oposición a que se reintegre al depuesto presidente Manuel Zelaya, y ciertos legisladores amenazaron con revocar un decreto de emergencia que limita los derechos civiles

Zelaya dijo el martes por la noche que estaba alentado por un plan propuesto por una influyente cámara empresarial de reintegrarlo en su cargo y acabar con la crisis.

El plan incluye traer tropas extranjeras a Honduras para asegurar que si Zelaya regresa a la presidencia, cumplirá su parte de la propuesta de un mediador internacional para que se limiten estrictamente sus poderes.

Los legisladores, entretanto, dejaron en claro que el Congreso revocará el decreto de seguridad de emergencia si el gobierno interino no lo hace, afirmó el martes Rigoberto Chang, un congresista del conservador Partido Nacional. El Congreso tiene el poder de suspender o modificar el decreto.

La elite política y empresarial del país ha estado exhortando esta semana a Micheletti para que se reúna cara a cara con Zelaya, después de volverse cada vez más cansada con la turbulencia que ha paralizado Honduras. El líder izquierdista también ha indicado que está listo para romper el estancamiento.

El presidente de facto Roberto Micheletti ha dicho que está de acuerdo en dar pasos atrás en relación con el decreto, a solicitud de los líderes del Congreso, pero no ha habido indicios claros en esa dirección.

El miércoles, las fuerzas de seguridad desalojaron y detuvieron a 54 campesinos simpatizantes de Zelaya que habían tomado una oficina gubernamental en el centro de la capital desde el golpe de Estado del 28 de junio. Zelaya fue expulsado del país tras una disputa nacional por sus intentos de modificar la constitución.

El gobierno interino ha estado cada vez más a la defensiva desde que Zelaya regresó furtivamente al país el 21 de septiembre y se refugió en la embajada brasileña.

Micheletti insistió inicialmente en aplicar el decreto de emergencia para aplacar lo que calificó como llamados a la insurrección por parte de los partidarios del líder depuesto.

Los políticos conservadores, sin embargo, han expresado su temor de que el decreto ponga en peligro la elección presidencial del 29 de noviembre, que ven como la mejor esperanza para que Honduras recupere el reconocimiento internacional. Las votaciones fueron programadas antes del golpe contra Zelaya, cuyo mandato presidencial vence en enero.

Chang dijo que los principales legisladores conservadores ni siquiera fueron consultados sobre las medidas de represión.

"Nos tomó por sorpresa", afirmó. "Nos asustó porque ellos no nos tomaron en cuenta en absoluto".

Chang criticó el cierre el lunes, al amparo del decreto, de dos medios electrónicos de comunicación masiva que apoyaban a Zelaya, diciendo que tales decisiones podrían animar a los manifestantes, que han sido principalmente pacíficos, a volverse violentos.

Adolfo Facussé, presidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), propuso durante el fin de semana que 3.000 soldados de naciones conservadoras sean enviados a Honduras si Zelaya es restaurado en su cargo. El martes dijo que esas tropas sean fuerzas de pacificación de Naciones Unidas.

"Zelaya tendrían varios límites a su autoridad", afirmó Facussé, cuya asociación empresarial apoyó abiertamente el derrocamiento de Zelaya.

A pesar de la disputa, no ha habido ninguna oleada de apoyo entre los legisladores para permitir que Zelaya regrese al poder, como han estado exigiendo gobiernos en todo el mundo.

Facussé ha dicho que analizó partes del plan con Micheletti, incluyendo una propuesta para hacer que el presidente interino sea designado congresista vitalicio.

Chang afirmó que los legisladores estaban abiertos a analizar cualquier propuesta para resolver el punto muerto político, sin importar cuán improbable pueda parecer. Opinó que no hay ninguna necesidad de tener tropas extranjeras en Honduras.

Hasta ahora Micheletti se ha opuesto herméticamente a volver a poner Zelaya en la presidencia.

Fuente: Univisión

.

La caricatura como medio de lucha














Cortesía: Carlos Lattuf

¿Quénes apoyan al gobierno golpista?

Decio Machado
Rebelión

Honduras es uno de los países más pobres del continente americano (el tercero en el ranking de pobreza). El 63% de las familias hondureñas sufre desnutrición y miles de niños y niñas viven en la calle.

En 2006 Honduras firmó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con EEUU. La consecuencia de dicha firma para el país centroamericano, que lo suscribió con pretensiones de aumentar sus exportaciones y conseguir mayor inversión extranjera, fue que éstas incluso disminuyeron y aumentó el déficit comercial de Honduras con el gigante del norte. La agricultura hondureña se empobreció más aún de lo que ya estaba y se perdieron miles de empleos en el sector de medicamentos genéricos, como condición por la protección de patentes farmacéuticas establecidas en el TLC.

A través de un particular proceso de evolución paulatina del presidente Mel Zelaya hacia la izquierda, en 2008 Honduras ingresó en el ente petrolero Petroamérica (empresa formada por compañías estatales petroleras latinoamericanas) y se incorporó al ALBA.

La versión oficial para el golpe de Estado la ofreció el ex vicepresidente de Costa Rica, Kevin Casas-Zamora, quien declaró a BBC Mundo que “Zelaya se quedó sin apoyo de la élite política y estaba enfrentado al Congreso. Esta situación creó un dilema de gobernabilidad, sólo superable si Zelaya abandonaba sus pretensiones de modificar la Constitución y se creaba un mecanismo que permitiera al ejecutivo y a los diputados tomar decisiones de manera colegiada”. En resumen, la oligarquía hondureña, eternamente en el poder del país, pretendía que Mel Zelaya fuese presidente pero sin gobernar.

La posición firme de Zelaya ante las instituciones políticas hondureñas, definidas más de una vez como "tozudas" por parte de las élites centroamericanas y la rancia oligarquía local, generó un fuerte conflicto interno donde las acusaciones al presidente constitucional fluyeron en los medios de comunicación bajo calificativos de “populista” (consecuencia del incremento del salario mínimo y de los planteamientos de consulta popular a través de una cuarta urna con la finalidad de ver si la población quería un cambio constitucional). La estrategia de desestabilización de las fuerzas reaccionarias concluyó en un golpe de Estado que pretendió justificarse con inverosímiles razones y argumentaciones poco creíbles. Ningún país del planeta ha apoyado oficialmente a los golpistas, lo cual significó un hito histórico en este tipo de sucesos.

Lo sucedido en Honduras ha sido un golpe neoliberal, en beneficio de los más ricos y de una escuálida clase media con pretensiones de ser rica.

¿Quiénes apoyan a Micheletti y al gobierno de facto?

La experta en temas militares hondureña Leticia Salomón, investigadora de la Universidad Nacional, no tuvo dudas en referenciar a los autores del golpe, indicando que: “fue planeado por un grupo empresarial liderado por Carlos Roberto Flores Facussé, ex presidente de Honduras (1988-2002) y dueño del periódico `La Tribuna`, que junto con ´La Prensa´, ´El Heraldo´, los canales de TV 2, 3, 5 y 9 fueron los pilares fundamentales del golpe”.

Carlos Roberto Flores Facussé, propietario del diario “La Tribuna”, fue una de las puntas de lanza en la campaña que el último año promovió el Departamento de Estado de los Estados Unidos contra Zelaya, y que mantenía reuniones desde el año anterior con John Dimitri Negroponte, puente con los “halcones” estadounidenses, cuando éste era secretario adjunto para Asuntos Hemisféricos del gobierno de George W. Bush.

El grupo al que hace referencia Salomón debe completarse con Jaime Rosenthal y Gilberto Goldstein, dirigentes del Grupo Continental, emporio que monopoliza la banca hondureña, la agroindustria y medios de comunicación como ´El Tiempo´ y ´Canal 11´. El resto de familias que componen la oligarquía hondureña, que controlan el 90% de la riqueza del país y apoyaron el golpe contra Zelaya son: Rafael Ferrari, Juan Canahuati, el financiero Camilo Atala, el maderero José Lamas, el empresario energético Fredy Násser, Jacobo Kattán, el industrial azucarero Guillermo Lippman y el constructor Rafael Flores, entre otros. Dentro de la trama golpista, destaca otro personaje "oscuro entre los oscuros", el magnate Miguel Facussé, condecorado por el Senado colombiano en 2004 con la Orden Mérito a la Democracia, y quien hoy monopoliza el negocio de la palma aceitera y en 1992 apoyó la compra de tierras a los campesinos a menos del 10% de su valor real.

En este sentido, no es de extrañar que la empresa privada hondureña haya sido uno de los actores que en primer lugar apoyaron el golpe de Estado y al gobierno ilegítimo, calificando al golpe como un proceso “democrático” e “irreversible”.

Así lo aseguró Alejandro Álvarez, vicepresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), la organización económica privada más poderosa de este país que aglutina a 62 asociaciones gremiales. Según este magnate del sector de la construcción hondureña, “Honduras está en un proceso de rescate de una Estado de Derecho precario…, porque un poder quiso ponerse encima de la ley”, haciendo referencia a la consulta popular auspiciada por el destituido presidente Zelaya con respecto a su iniciativa de la cuarta urna. Álvarez es también vicepresidente de la Cámara Hondureña de la Construcción (CHICO), y en marzo de este año, al ser elegido presidente del COHEP, con el cinismo propio de un golpista, se declaraba apolítico y se inclinaba públicamente por "establecer un diálogo con el gobierno para apoyar de manera dinámica las iniciativas en las cuales coincidan y discutir aquellas en las que existían divergencias".

Otro destacado dirigente empresarial golpista es Adolfo Facussé, presidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), otro habitual de las marchas Unión Cívica Democrática (organización que apoya socialmente al gobierno golpista). Según Facussé, “Ha habido respeto al orden constitucional frente al presidente depuesto que no quería respetarlo, porque era ilegal lo que estaba haciendo”. El 13 de septiembre Facussé fue deportado desde el aeropuerto de Miami al de San Pedro Sula por las autoridades de migración estadounidenses. Su pasaporte fue sellado con la palabra “Inadmisible”.

Luis Larach, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, organización empresarial de la zona norte y la más poderosa económicamente del país, es otro de los empresarios que ofreció inmediatamente respaldo a Micheletti en otro comunicado, en el cual invitó además “a la población hondureña a mantenerse firme en defensa de la democracia”.

Estos tres personajes forman parte de los varios empresarios que financian y participan en las marchas de la Unión Cívica Democrática (grupo que apoya socialmente el golpe), y son parte de los apoyos internos más importantes para el gobierno de facto.

El poder empresarial golpista hondureño está claramente marcando el rumbo del país, pudiéndose definir así un holding de empresas golpistas entre las cuales destacaríamos las siguientes en los siguientes ámbitos:

- En el ámbito de los diarios, revistas y productos impresos: La Prensa, El Heraldo, Estilo y Diez, todos propiedad de Jorge Canahuati Larach; el periódico La Tribuna y Lithopress Industrial del ex presidente Carlos Flores Facussé; y el Hablemos Claro, Hablemos Claro Financiera, As Deportivo y Cromos todos ellos de propiedad de Rodrigo Wong Arévalo.

- En el ámbito de la TV, cable, telefonía e Internet: Grupo Televicentro, Canal 5, Telecadena 7 y 4, Telesistema 3 y 7, MegaTV, Multivisión, Multifon, Multidata y Televicentro Online, todos del magnate Rafael Ferrari; el Canal 10 o TEN de Rodrigo Wong Arévalo; Canal 54 de Jorge Faraj y Camilo Atala; Tigo-Celtel de Antonio Tavel Otero; Telemás de Gabriela Núñez; y 45TV La Ceiba y Televisión 8 Tela de Rodolfo Irías Navas.

- En el ámbito de las radios: Emisoras Unidas, HRN, Radio Norte, Suave FM, Rock n`Pop Vox FM, XY, 94 FM, Radio Satélite, Radio Caribe y Radio Centro, todas del holding mediático de Rafael Ferrari; Audiovideo, Radio América, Radio San Pedro, Súper 100, La Moderna y Radio La Ceiba de Miguel Andonie Fernández; y Comunicaciones del Atlántico, Radio El Patio La Ceiba, Stereo 91 La Ceiba, Stereo 102.5 La Ceiba, Romántica 103.5 FM La Ceiba, Radio Aguàn Colón, 92.7 FM Tela y 91.5 FM Tela de empresario mediático Rodolfo Irías Navas.

- En el ámbito de comidas y bebidas, son resaltables: Burger King, Little Caesar´s, Church´s Chicken, Popeyes, Dunkin´ Donuts, Baskin Robbins, Pollo Campero y Chilli`s de Rafael Ferrari; Pizza Hut, Kentucky, Agua Azul, Aquafina, Pepsi, Seven Up, Mirinda Naranja, Mirinda Uva, Teem, Enjoy, Adrenaline, Gatorade, Quanty, Be-Light, Link, SoBe Energy y Tè Lipton envasado, todo controlado por el empresario pro golpista Jorge Canahuati Larach; Yummies Zambos, Yummies Ranchitas, Cappy, las diversas Ziba´s, Taco de Rancho, Chicharrones de Rancho, Mazola, las diversas Íssimas y frutas y vegetales Áltima, todos estos productos bajo control de Miguel Facussé Barjum; y Leche Sula, Leche La Pradera, Leche en polvo Sula, Malteadas Sula, jugos de naranje y fruta Sula, Babida Fristy Slua, Queso quesillo requesón Sula, Queso Cheddar Gouda Edam y Pecorino Sula, Mantequilla crema Sula, Margarina Sula, Mozarella Sula, Yogurt Sula, Yogurt Gaymonts y Lait y Agua Sula, de Schucry Kafie.

- En el ámbito de entidades financieras, consorcios y manufacturas, destacan: Grupo Ficohsa, Banco Ficohsa, Interamericana de Seguros, Ficohsa Express, PSI Proyectos y Servicios Inmobiliarios, Dicorp, Fundación Ficohsa, todas estas compañías de Jorge Faraj y Camilo Atala; Grupo Terra de Freddy Nasser; Asin y Audiovideo de Miguel Andonie Fernández; Grupo Roble de Ricardo Maduro; Fondo Hondureño de Inversión Turística (Bahía de Tela), Grupo Televicentro, Emisoras Unidas y Telerón de Rafael Ferrari; Grupo Dinant (antes Corporación Cressida), Químicas Magna, Cressida Industrial, Químicas Láser, Alimentos Dixie y Exportadora del Atlántico, todas de Miguel Facussé Barjum; Lactohsa de Schucry Kafie; Corinsa y Embotelladora de Sula de Jorge Canahuati Larach; Comunicaciones del Atlántico de Rodolfo Irías Navas; y la Fundación Covelo y el Banco Covelo de Adolfo Facussé.
- En el ámbito de la energía y el combustible, destacan: Emce, Petróleos de Honduras, Gasolineras Uno, Tramaq (transportes), Enetran y las plantas térmicas Enersa, Elcosa y Río Blanco, propiedad de Freddy Nasser; la planta termoeléctrica Lufussa de Schucry Kafie; la compañía Semeh de Rafael Ferrari y Arturo Corrales; y la de biocombustibles Dinapower, propiedad de Miguel Facussé Barjum.

- En el ámbito de comercios y centros comerciales: Supermecado La Colonia y Diunsa de Mario Faraj; Jestereo, La Curacao, Tropigas y Mall Multiplaza de Ricardo Maduro; Eleganza, Jorge J. Larach & Cía y Comercial Larach de Jorge Canahuati Larach; Proconsumo, Xedex, Audaz y Ganex de Miguel Facussé Barjum.

- En el ámbito de medicinas y farmacias: Laboratorios Finlay de Jorge Canahuati; Infarma, Mandofer y Farmacia Regis de Miguel Andonie Fernández.

- En el ámbito textil y maquilas: el Grupo Lovable de Juan Canahauti, y Textiles Río Lindo de Adolfo Facussé.

- En el ámbito de hoteles destaca el Intercontinental de Ricardo Maduro.

- En el ámbito de transporte: Inter Airports de Freddy Nasser; Catisa, Tupsa y Trasul, todas de Roberto Micheletti.

- En el ámbito deportivo: el Olimpia de Rafael Ferrari; el Motagua de Camilo y Pedro Atala.

Por otro lado, la constitución interna de los sectores sociales que apoyan a Micheletti es la siguiente: por un lado, la máxima dirigencia la lleva adelante un sector de la burguesía acomodada liderada por la esposa de Carlos López, “canciller” de Micheletti, Armida de López Contreras. Los coordinadores de nivel medio son empleados de la Alcaldía Municipal de Tegucigalpa, y algunos empleados de la empresa privada. Las bases no existen y los movilizados provienen de sectores marginales de Tegucigalpa a quienes se les garantiza el pago de 300.00 lempiras por marcha (aproximadamente unos 15 dólares), el transporte de ida y vuelta, la comida de ese día, además de una camiseta blanca.

En el liderazgo de estos grupos, destaca entre otros el alcalde de Tegucigalpa, Ricardo Álvarez, que manejando fondos inicialmente procedentes de la empresa privada y posteriormente de las arcas municipales (muchos de ellos provienen previamente del gobierno central), es el responsable logístico de muchos de estos grupos.

También destacan entre los apoyos al régimen golpista: los poderes judiciales, Congreso Nacional, Fiscalía General de la República, Procuraduría General de la República, y Comisionado Nacional de Derechos Humanos, todos ellos electos por el Congreso dirigido en su momento por Roberto Micheletti, y seguidores ideológicos de Carlos Flores Facussé.

También es reseñable la Iglesia Católica, como uno de los primeros actores en posicionarse a favor del golpe de Estado en Honduras. En un comunicado de la Conferencia Episcopal, leído por el cardenal Oscar Andrés Rodríguez y avalado por los 11 obispos que integran dicha institución, el máximo órgano de la Iglesia católica hondureña, se posicionaba claramente a favor del gobierno de facto de Roberto Micheletti, haciendo un llamado al presidente constitucional Manuel Zelaya para no volver a Honduras, e intercediendo ante la OEA a favor de los golpistas.

Con el ejército como principal valedor y garante del gobierno ilegítimo y estandarte junto con la policía de la brutal represión diaria que se ejerce en especial en las cuidades de Tegucigalpa y San Pedro Sula, a primeros de agosto los reservistas de las Fuerzas Armadas de Honduras expresaron también su apoyo al gobierno de Micheletti. El presidente de la Asociación de Reservistas de las Fuerzas Armadas, coronel en retiro César Ordóñez, entregó a Micheletti, el pasado 7 de agosto, la bandera hondureña como muestra de que la organización, según dijo, está “a disposición” de su Gobierno.

¿Y en el ámbito internacional?

Aunque el rechazo al golpe de Estado en Honduras ha sido unánime en todos los foros internacionales incluido los 192 países que componen las NNUU, destaca en el marco internacional el apoyo encubierto ejercido por algunos gobiernos al presidente de facto en Honduras.

Según El Heraldo de Honduras, las embajadas de Taiwán e Israel, son las únicas naciones que hasta el momento han reconocido al gobierno de facto de Roberto Micheletti, en contraposición al contundente rechazo de la comunidad internacional.

El gobierno de Colombia, a pesar de haber retirado previamente a su embajador de Tegucigalpa, organizó el pasado 20 de julio, una reunión con representantes del gobierno de facto en Bogotá. El diálogo entre el canciller del gobierno golpista, Carlos López, y el presidente colombiano Álvaro Uribe se desarrolló entorno a “la situación en Honduras, la situación interna que estamos viviendo” según confesaba días después el propio canciller ilegítimo hondureño.

López no tuvo recato en indicar que Uribe expresó su “simpatía” por el gobierno de Micheletti y que la reunión se debió a que ambas naciones son “víctimas de agresores externos comunes, como Hugo Chávez”, a quien consideró “una amenaza para las naciones, para la independencia de cada una de ellas”. El gobierno colombiano se vio obligado a reconocer que la reunión existió, que fue secreta, pero en su descargo se declaró que esta se dio en el marco de la mediación del presidente Oscar Arias, cosa que en ningún momento se ratificó oficialmente por parte del primer mandatario costarricense.
De igual manera, actitudes contradictorias tuvo también el gobierno de Panamá, que a través de su vicepresidente y canciller, Juan Carlos Varela, alabó el pasado 21 de julio a las Fuerzas Armadas golpistas de Honduras. Varela indicó que “en Honduras he visto un ejército responsable de acatar decisiones de la Corte Suprema de Justicia y estar metidos en la mitad de una crisis que ellos no la formaron”, olvidando que el ejército hondureño no está sometido a las órdenes de la Corte Suprema, sino a las de su Comandante en Jefe, el presidente legítimamente elegido por el pueblo en las urnas, en este caso Manuel Zelaya.

La derecha más reaccionaria de América Latina ha expresado de diversas maneras su apoyo al régimen de Micheletti. Entre ellos destacan las declaraciones de apoyo al gobierno ilegítimo de la hija del golpista chileno Augusto Pinochet, la concejal Lucía Pinochet, o del empresario venezolano Pedro Carmona, quien protagonizó el golpe de 2002 en Caracas que sacó del poder durante 48 horas al presidente Hugo Chávez, o incluso la del líder aprista del congreso peruano, Jorge del Castillo, quien también se manifestó públicamente indicando que lo habido en Honduras “más que un golpe fue un contragolpe para evitar el golpe que preparaba Zelaya”. Ni Panamá ni Perú retiraron sus embajadores de Tegucigalpa.

En Venezuela, Globovisión, cadena de televisión afín a los sectores opositores al gobierno presidido por Hugo Chávez, también ha manifestado sus simpatías por el golpe de Estado en el pequeño país centroamericano. Los conductores de los diversos programas de Globovisión no han hecho más que apoyar el golpe de Estado en Honduras desde el 28 de junio, acusando a su vez al gobierno de Chávez de injerencia por haber condenado dicho hecho. En este sentido, Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión afirmó el pasado 17 de julio que “El gobierno de Micheletti está ajustado a la Constitución, y nosotros quisiéramos, nos encantaría que aquí en Venezuela se respetara la Constitución como se está respetando en Honduras”, indicando así un claro apoyo al gobierno golpista.

Ese mismo día, el dueño de Globovisión y también propietario del concesionario Toyoclub Valencia C.A., admitió que la empresa automotriz que dirige especula con los precios de los vehículos. “Nosotros puede ser que especulemos, pero damos fuentes de empleo”, afirmó el dueño de Toyoclub, concesionario cerrado por mantener en situación de ocultamiento 24 vehículos en una de las residencias de Zuloaga, ubicada en Los Chorros, Caracas. Al ser interrogado sobre por qué los empresarios como él especulan con los precios de los vehículos, pese a que reciben divisas a precio oficial (Bs 2,15) por parte de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para sus importaciones, Zuloaga volvió a indicar escuetamente que “los concesionarios generan puestos de trabajo”, demostrando así cual es la ética empresarial que caracteriza a empresarios de esta calaña.

En Estados Unidos el golpe de Estado en Honduras ha contado con el respaldo de diversas figuras públicas del mundo de la política.

La congresista de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, declaraba poco después del golpe que “las fuerzas militares en Honduras respetaron la Constitución” al remover al presidente José Manuel Zelaya del poder.

Esta congresista estadounidense, conocida en Cuba como la “Loba Feroz” tras su participación en el caso Elián, no tuvo ningún pudor en declarar que “Zelaya manifestó una conducta irregular por sus reiteradas violaciones a la constitución y a las leyes e inobservancia de las resoluciones y sentencias de los órganos institucionales”.

Ros-Lehtinen apoyó el secuestro en Miami del niño cubano Elián González, y es célebre en el Congreso por dar su voto a todas las causas de la derecha contra Cuba y los movimientos progresistas de América Latina.

También el senador estadounidense del Partido Republicano por Carolina del Sur, Jim DeMint, argumentó que el presidente constitucional Mel Zelaya es un “dictador estilo Chávez” y un “líder ilegítimo”, al mismo tiempo que le ha exigido al presidente Obama que debería “apartarse de déspotas” y que “EEUU debe dar todo el apoyo a la gente de cualquier país que estén luchando por los mismo valores que compartimos y defendemos en EEUU”.

En la actualidad, DeMint mantiene su bloqueo al voto de confirmación del académico Arturo Valenzuela como responsable para América Latina del Departamento de Estado de los EEUU. DeMint también se opone al voto de confirmación de Tom Shannon, seleccionado por el presidente Barack Obama como embajador para Brasil y que ocupaba el cargo para el cual el mandatario nombró a Valenzuela.

El bloqueo de un nombramiento es un derecho al que pueden recurrir los legisladores de la oposición, dentro del complicado andamiaje legislativo estadounidense. “El senador DeMint mantendrá el bloqueo contra ambos hasta que cambie la postura de la Administración (Obama) con respecto al gobierno de Honduras”, según indicaron fuentes de su oficina a las agencias de información el pasado 18 de septiembre.

Este senador está asociado con el grupo religioso conservador conocido como “La Familia” (organización internacional política cristiana), y apoyó públicamente la dictadura militar en Honduras en la década de los 80, cuando el entonces embajador estadounidense, John Negroponte, convirtió a Honduras en una base para las operaciones paramilitares contra el sandinismo y los movimientos revolucionarios en Centroamérica.

El movimiento “La Familia” está incorporado en EEUU como una organización libre de impuestos, operando bajo el nombre de la Fundación Fellowship. Mientras que ellos no conducen operaciones de recaudación de fondos, reportaron ingresos de más de $12 millones en el 2003 en donaciones. Su misión, según su acta fundacional, consiste en: “desarrollar y mantener una asociación informal de grupos de personas, para salir como `embajadores de reconciliación`, modelando los principios de Jesús, basados en el amor a Dios y a otros”. Los grupos de este movimiento se han reunido en el Pentágono y el Departamento de Defensa, y tienen conexiones directas y claras con la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

DeMint es uno de los integrantes más destacados del grupo de senadores ultraconservadores que cuestionan la posición del presidente Obama con respecto al gobierno ilegítimo de Honduras. Estos legisladores, encabezados por el líder conservador en la Cámara Alta, Mitch McConell, expresaron en una carta remitida a Hillary Clinton la necesidad de reconsiderar la posición “unilateral” de la Administración Obama respecto a Honduras.

También el congresista republicano Aaron Shock divulgó recientemente un análisis del Servicio de Investigaciones del Congreso estadounidense, según el cual "la destitución del ex Presidente Zelaya fue constitucional y (la) debemos respetar", aunque también halló ilegal que el Mandatario hubiese sido expulsado del país.

Durante su discurso, el congresista resaltó que “es inaceptable que nuestro gobierno (EE.UU.) trate de obligar a Honduras a violar su propia constitución al cortarle la ayuda extranjera" al mismo tiempo que recomendó reanudar la asistencia estadounidense e internacional a Honduras, devolver las visas de funcionarios hondureños, reconocer la legitimidad de tales comicios si se celebran de manera justa e imparcial. Finalmente, Shock recomendó que el gobierno hondureño permita la salida de Zelaya de la embajada brasileña, reconozca que su derrocamiento fue castigo suficiente por las medidas que él tomó y que llevaron a los hechos actuales, abandone los planes de procesarlo y emita una amnistía general para todos los involucrados en su destitución. Así, Zelaya tendría derecho a hacer campaña para el candidato de su preferencia en las venideras elecciones, pero si incita a la violencia debería ser arrestado y procesado.

De acuerdo con The Washington Post, para los “halcones” conservadores, apoyos del gobierno golpista de Micheletti, “Obama y el Departamento de Estado de EEUU se unieron a Chávez y sus aliados para exigir que Zelaya sea restituido en el poder”.

En la ambigüedad en ocasiones y apoyo expreso en otras, mantenida por diversos actores estadounidenses con respecto a Honduras, es referenciable un editorial del diario neoyorquino The Wall Street Journal, del pasado 1 de julio, en el cual se podía leer que “el golpe militar ocurrido en Honduras el pasado 28 de junio y que llevó al exilio al presidente de ese país centroamericano, Manuel Zelaya, es extrañamente democrático”. En este editorial se posiciona que “el Ejército no depuso al presidente Manuel Zelaya por sí solo, sino siguiendo una orden del Tribunal Supremo de Honduras”, y prosigue indicando que “las autoridades legislativas y judiciales permanecieran intactas” tras la acción militar.

Lo más espectacular del editorial consistió en señalar que Obama se ha posicionado en este asunto “junto a Naciones Unidas, Fidel Castro, Hugo Chávez y otros demócratas modélicos”, asegurando a su vez que lo ocurrido en Honduras debe leerse “en el contexto del chavismo latinoamericano”.

El diario conservador estadounidense indica que Chávez utilizó “dinero proveniente del petróleo venezolano para ayudar a que Zelaya ganara las elecciones hondureñas en 2005” y Zelaya, por su parte, ha intentado utilizar “procedimientos ilegales para forzar al Congreso a que reforme la Constitución”.

El editorial concluye indicando que “esa intimidación populista ha funcionado en muchos puntos de la región y en Honduras están comprensiblemente asustados de que, apoyado por el dinero y los agentes de Chávez, se alcance una subversión antidemocrática similar en el país”.

El gobierno golpista contrató inmediatamente después del derrocamiento de Zelaya al lobby estadounidense Chlopak, Leonard, Schechter & Associates, el cual en cuatro meses a cobrado más de 290.000 dólares, y su función ha sido fundamentalmente desarrollar cabildeo a favor de los golpistas en el Capitolio.

En Europa, la fundación alemana Friedrich Naumann Stiftung (FNS) vinculada al FDP (Partido Demócrata Liberal), fue denunciada ante el Parlamento alemán por el grupo parlamentario Die Linke (La Izquierda) por su apoyo al gobierno golpista que encabeza Micheletti. No sorprende entonces descubrir que esta fundación también da cobertura Carlos Alberto Montaner, vicepresidente de la Internacional Liberal y uno de los opositores más recalcitrantes del régimen cubano. La FNS también desarrolla operaciones propagandísticas en contra de los gobiernos progresistas de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

En julio de 2007, la agencia alemana de noticias (independiente) German Foreign Policy, señalaba que la FNS “iniciaba un nuevo programa para desarrollar una red de las fuerzas neoliberales a través de América Latina dando una atención especial a las fuerzas opositoras de Cuba, Venezuela y Bolivia”. La FNS se encuentra detrás de la “Red Liberal de América Latina” (RELIAL) que, según su propaganda reúne 46 organizaciones de 17 países.

En Bolivia, sin ir más lejos, RELIAL tiene entre sus núcleos más activos al grupo FULIDE del terrateniente Branko Marinkovic quién lidera el Comité separatista pro Santa Cruz. FULIDE tiene la característica de exhibir esvásticas en sus manifestaciones.

En el ámbito de las fundaciones, destaca también la española Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), encabezada por el ex presidente José María Aznar. Esta entidad emitió un documento fechado el 15 de julio en el que defiende el derrocamiento del presidente constitucional de Honduras, declarando el golpe como una acción de defensa legítima de la libertad y la democracia.

La FAES considera que "la salida de Zelaya ha supuesto el primer retroceso importante para los intereses de Hugo Chávez. Por primera vez, las instituciones de un país han dado la espalda a un líder populista y han salido en defensa de la democracia. La Constitución ha funcionado. Se ha evitado el vaciamiento de la democracia liberal".

A primeros de septiembre, el Comité para América Latina (COLAT) del Consejo de la Unión europea consensuó mantener a Honduras en las negociaciones para un Acuerdo de Asociación entre la UE y Centroamérica, terminología eufemística que utiliza la UE para definir sus TLC. En el COLAT del Consejo de la UE, el gobierno español fracasó en su intento de dejar a Honduras fuera de las negociaciones comerciales con la UE.

Según fuentes del COLAT, la Comisión "no quiere dejar aislado a Honduras" en estas conversaciones, que se paralizaron en julio pocos días después de la destitución y expulsión del país del ex presidente Manuel Zelaya. Estaba previsto concluir las negociaciones este año para el Acuerdo de Asociación entrara en vigor en 2010.

Al mismo tiempo que el gobierno español justifica su posición ante sus socios comunitarios indicando que el Acuerdo de Asociación es una prioridad para ellos, dado que ostentarán la presidencia de la UE en el primer semestre del año que viene, los países centroamericanos debaten sobre la conveniencia o no de continuar el proceso con Honduras, tras la declaración condenatoria del Sistema de Integración Centroamericano (SICA).

La presencia del gobierno de facto hondureño en las negociaciones significaría de hecho un reconocimiento implícito de todos los países ssentados en las mesas de negociación.

Pero las prisas tanto de la UE como de determinados países centroamericanos para culminar este proceso, ha conllevado a que el pasado 17 del presente mes, Costa Rica manifestase públicamente la necesidad de modificar el mandato europeo.

“Considero que lo que debemos solicitar es un cambio de mandato (de negociación) a la UE”, declaró el ministro costarricense de Comercio Exterior, Marco Ruiz. El mandato de la UE indica que el acuerdo sólo se firmará con los cinco países centroamericanos en conjunto, es decir, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Honduras.

El ministro costarricense indicó que se debe “aprovechar el tiempo” y que la idea no es dejar a Honduras fuera del acuerdo, sino que se pueda adherir cuando tenga un gobierno legítimamente reconocido. Esta posición a determinado que se fuera al traste las operaciones de la diplomacia golpista hondureña en su búsqueda de que la UE la sentase en la mesa de negociación aunque fuera a cambio de vender el país aun más a intereses extranjeros.

¿Y las transnacionales?

El Canal 36 de Honduras, denunció que la empresa TIGO apoya al gobierno golpista. Este canal de televisión, que era antes patrocinado por la empresa y ahora –a raíz de su posición crítica hacia el gobierno de facto- se ha quedado sin patrocinio.

En las diversas manifestaciones contra el sector empresarial que dieron en Honduras el pasado 27 de julio, los manifestantes quebraron las tarjetas SIM (chip) de la empresa, expresando de esta manera su rechazo al apoyo de dicha compañía al gobierno golpista.

Según voceros de Radio globo, pudieron averiguar que dicha compañía fue fuertemente presionada por “grandes clientes” para adoptar dicha posición. En la actualidad se desarrolla un fuerte boicot a dicha compañía por parte de los sectores de la Resistencia Nacional. La compañía TIGO (da cobertura a tres cuartas partes de los dos millones de abonados celulares en el país) ha estado interviniendo las llamadas a Canal 36 y Radio Globo para impedir la comunicación de ciudadanos y ciudadanas que denuncian los abusos del régimen golpista a través de esos medios.

En un artículo publicado el 18 de julio en el diario hondureño El Libertador, se publicó una lista de 100 personas consideradas como instigadores del golpe que derrocó al presidente Manuel Zelaya. En el puesto 37 de la lista aparece el cubano de Miami Antonio Tavel Otero, director ejecutivo de TIGO.

TIGO es subsidiaria de Millicom Internacional, que es dueña a su vez de Amnet TV y ha sido protagonista de un escándalo de corrupción en Costa Rica durante el primer mandato de Oscar Arias.

TIGO.Millicom es propiedad del grupo sueco Industriförvaltnings AB Kinnevik. Su director ejecutivo es Mikael Grahne y en su directiva está Daniel Johanesson, ex director de la empresa sueca de trenes SJ.

¿Y las instituciones de Bretton Woods?

A pesar del pronunciamiento internacional e incluso uno propio del FMI llamando a la restitución del gobierno legítimo en Honduras, este país recibió, el pasado 28 de agosto, una asignación de 150 millones de dólares del FMI como parte de un programa para suavizar el impacto de la crisis global (Derechos Especiales de Giro –DEG), según su Banco Central. Todo ello a pesar de que otros organismos internaciones suspendieron su ayuda al país tras el golpe de Estado del 28 de junio.

El Banco Central de Honduras indicó a su vez que recibirá una asignación adicional de 13,8 millones de dólares de DEG en las próximas semanas.

Honduras, que fue suspendida de la OEA tras el golpe, sufrió la cancelación de la ayuda del BID y del Banco Mundial –calculada en 200 millones de dólares para el 2009- y Washington canceló ayuda militar por valor de 16,5 millones de dólares.

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.
.

Micheletti gasta 290 md para mejorar su imagen en EU

El gobierno de facto de Honduras contrató a la reconocida firma de relaciones públicas estadunidense Chlopak, Leonard, Schechter and Associates para que mejore su imagen en Washington, y que según el periódico político The Hill el gobierno de Roberto Micheletti pagó más de 290 mil dólares por un periodo de cuatro meses, de acuerdo con documentos presentados el pasado 18 de septiembre al Departamento de Justicia.

“La política de CLS es no comentar sobre sus clientes”, dijo Sharon Castillo, ex vocera de la campaña de reelección en 2004 del entonces presidente George W. Bush, una de las empleadas de la firma que representará a Micheletti.

El acuerdo se registra en medio de presiones internacionales para que Micheletti rescinda un decreto que limita las garantías individuales y ponga fin a las tensiones con Brasil por la presencia del depuesto presidente Manuel Zelaya en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

Fuente: www.cronica.com.mx

.

El Embajador Estadounidense Lew Amselem: un Macabro Personaje de las Películas de Terror del Pasado

Por Al Giordano

Cuando hace poco más de una semana, el presidente de Honduras Manuel Zelaya arribó a la embajada brasileña de Tegucigalpa, la Secretaria de Estado de los Estados Unidos lo calificó como un momento “oportuno” para el “diálogo” que había estado pidiendo durante todo el verano.


Embajador de EE.UU. Lew Amselem
Seis días después, el domingo pasado, el Embajador de los Estados Unidos, Hugo Llorens había convocado a varios políticos hondureños y a gente de negocios en Tegucigalpa para hablar sobre cómo fomentar el “diálogo” que pueda resolver la crisis política del país. Cuatro candidatos presidenciales estuvieron ahí, así como los magnates Adolfo Facussé y Carlos Flores (ex presidente), John Biehl (asesor especial de la Organización de Estados Americanos) y al abogado de derechos humanos Leo Valladares, quién compartió con Narco News lo que ahí sucedió.

A mitad de la reunión del domingo, el teléfono celular del Embajador Llorens sonó, notificándole que el dictador Micheletti había publicado el infame decreto que borraba las libertades Constitucionales básicas de: reunión, tŕansito, expresión y de debido proceso. “La primera reacción en la habitación era que esto afectaba negativamente el clima para la negociación”, dijo Valladares.

Luego, al amanecer, las tropas golpistas invadieron Radio Globo y el Canal 36 de televisión, robando su equipo y transmisores, para silenciarlos bajo los nuevos poderes que Micheletti había decretado.

Unas horas después vino una reunión de la Organización de los Estados Americanos en Washington. El embajador estadounidense alterno (¿o debemos decir “de facto”?), Lewis Amselem, vestigio de la administración Bush, se detuvo mínimamente en el decreto del régimen golpista de “estado de sitio”, en lugar de lanzar una diatriba contra las víctimas del mismo.

“El retorno del presidente Zelaya a Honduras es irresponsable e idiota y no sirve ni a los intereses de su pueblo ni a aquellos que buscan el reestablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras”, expresó Amselem. “Todo va a mejorar si todas las partes se abstienen de la provocación y de la instigación a la violencia.”

De acuerdo con Amselem, provocar o incitar a la violencia es mucho peor en realidad que dedicarse a la violencia, como el régimen golpista lo había hecho toda la noche y mañana previa a la diatriba de Amselem. En lugar de claramente centrar la atención en el lugar al que pertenece—en la reciente ola de terror del violentamente opresivo régimen, en donde las vidas de los honduereños estuvieron y están en juego—Amselem optó por jugar al crítico de cine en lugar del diplomático, burlándose de Zelaya: “El presidente debería parar de actuar como si fuera protagonista de una vieja película.”

El estallido de Amselem fue rápidamente recogido por los medios de comunicación pro golpistas (que tradujeron “tonto” como “idiota”), no solo sirviendo para ocultar la historia más importante, el de la supresión de la Constitución por medio del decreto, sino que estimularon la moral de las mismas fuerzas que habían descendido a nuevos niveles de autoritarismo y violencia.

Y esa fue solo la última aventura en la falta del control del mensaje que se dió durante todo el verano por un Departamento de Estado esquizofrénico, y por su errática, tal vez ebria, forma de conducción, la cual de vez en vez le ha dado oxígeno al régimen golpista al que dice oponerse.

El Departamento de Estado pasó el resto del día redactando la siguiente declaración, la que se lee como la aceptación de que Amselem metió la pata:

Estados Unidos mira con grave preocupación el decreto emitido por el régimen de facto en Honduras, que suspende los derechos civiles y políticos fundamentales. En respuesta a la fuerte oposición popular, el régimen ha indicado que está considerando rescindir el decreto. Hacemos un llamado al régimen de facto a hacerlo de inmediato.

Las libertades inherentes en los derechos suspendidos son inalienables y no pueden ser limitadas o restringidas sin dañar gravemente las aspiraciones democráticas del pueblo hondureño.

En este momento importante en la historia de Honduras urgimos a todos los líderes políticos a comprometerse a un proceso de diálogo que resulte en una resolución duradera y pacífica a la crisis actual.

Urgimos también al régimen de facto y al presidente Zelaya, a hacer uso de la buena voluntad y solidaridad mostrada por el presidente Arias de Costa Rica, la Organización de los Estados Americanos y otros miembros de la comunidad internacional para ayudar a facilitar, dentro del marco de las conversaciones de San José, esa resolución.

A este respecto le recordamos al régimen de facto sus obligaciones bajo la Convención de Viena de respetar las instalaciones y el personal diplomáticos, y todos aquellos bajo su protección. El cumplir con esas obligaciones es un componente necesario para el diálogo entre naciones, y crea las prácticas de compromiso, tolerancia y comprensión, necesarias para la resolución pacífica de las disputas.

Pero aquellos que han seguido la carrera diplomática y militar de Amselem—sobre todo cuando fue funcionario político-militar en la embajada de Estados Unidos en la Ciudad de Guatemala (1988-92) y consejero de asuntos políticos de la embajada de Estados Unidos en La Paz, Bolivia (1992-95)—sospechan que el sabotaje de ayer de Amselem a la política apuntada de los Estados Unidos fue totalmente predecible e intencional, dado su historial macabro en el hemisferio.

El periodista Jeremy Bigwood, quién reportaba desde Guatemala durante el ejercicio de Amselem allí, recuerda al diplomático por la misma conducta escandalosa, y por el tipo de declaraciones que ayer mostró en Washington. Según Bigwood, Amselem “calificaría positivamente el exterminio de unos doscientos mil indígenas guatemaltecos. El tipo debe ser enviado a la Corte Internacional de Justicia por complicidad en crímenes de guerra. Incluso organizó el suministro ilegal y los puentes aéreos para el Ejército de Guatemala luego de que la ayuda militar estadounidense había sido prohibida. No puedo creer que esté representando a la administración de Obama ante la OEA.”

Lo más sorprendente es que el actual jefe de Amselem, la Secretaria Clinton, debería saber el peligro que representa, ya que ella, como Primera Dama en la década de los 90, estaba involucrada con uno de los más notorios casos de abuso a los derechos humanos, el de la monja ursulina Dianna Ortíz, quién fue secuestrada y torturada en Guatemala en 1989.

En 1995 un juez federal estadounidense, ordenó al General Héctor Gramajo, del ejército guatemalteco, pagar USD$47 millones en daños a la hermana Ortíz y a otros demandantes por esos crímenes.

La defensora de los derechos humanos, Kerry Kennedy, escribió, “la cruda honestidad de Ortíz y su capacidad para articular la agonía que sufrió, obligó a los Estados Unidos a la desclasificacioń de archivos secretos de Guatemala, y arrojó a la luz muchos de los momentos más oscuros de la historia de Guatemala y la política exterior estadounidense.”

¡Bien, adivinen ¿quién aparece en las memorias de la hermana Dianna? Lewis Amselem, y no en el buen sentido. Ortíz escribió:

“...después de que un doctor estadounidense contara 111 quemaduras de cigarro tan solo en mi espalda la historia cambió. En enero de 1990, el Ministro de Defensa de Guatemala declaró publicamente que yo era lesbiana y que había fingido mi secuestro para encubrir una cita. El Ministro del Interior hizo eco de esta declaración y luego dijo que la había escuchado por primera vez de la embajada estadounidense. Según un asesor del Congreso, el funcionario de asuntos políticos en la embajada, Lew Amselem, fué el que comenzó a difundir el rumor.

“En presencia del Embajador Thomas Stroock, este mismo funcionario de derechos humanos dijo a una delegación de hombres y mujeres religiosas que estaban interesados en mi caso, que estaba ‘cansado de estas monjas lesbianas que venían a Guatemala.’ La historia sufriría otros cambios. Según la prensa guatemalteca, el embajador sacó otra versión: el le dijo al Ministro de Defensa guatemalteco que no fuí secuestrada ni torturada sino que simplemente ‘tenía problemas con los [mis] nervios.’”

Así que ayer no fue la primera vez que Amselem revelara el reflejo de su espíritu miserable al culpar a las víctimas de las violaciones a los derechos humanos. Más preocupante aún, es que la Secretaria Clinton—quien conoció a la hermana Dianna en los 90’s y expresara sus condolencias y solidaridad—ya debería conocer esta historia.

Que Clinton envíe a un sombrío personaje para representar a los Estados Unidos ante la OEA solo garantiza sabotaje durante el tiempo que permanezca ahí. Amselm puede oponerse a lo que el llama de Zelaya el “actuar como si fuera protagonista de una vieja película,” pero es precisamente Amselm quién es el actor de bajo presupuesto en una película de terror todavía mas vieja: la de la política estadounidense en América Latina en los anteriores régimenes golpistas y militares. Y ésta sórdida historia demuestra que ahora más que nunca es momento de desinfectar al Departamento de Estado de los malos actores—como Amselm—que espanta como personaje macabro de películas de terror del pasado.

Próximamente: El falso-periodista Frances Robles del diaro de los oligarcas The Miami Herald, quien piensa que lastimar a hondureños con armas químicas es un chiste divertido…

Actualización: De la rueda de prensa del Departamento de Estado de los E.E.U.U de hoy

PREGUNTA: Quisiera regresar a las declaraciones del embajador ante la OEA sobre Honduras ayer. El dijo que el regreso de Zelaya había sido irresponsable y tonto. Pareciera qu esta declaración ha generado algunas dudas, especialmente porque Zelaya se encuentra aún bajo sitio dentro de la embajada.

SR. CROWLEY: ¿Quien dijo eso? Perdón

PREGUNTA: ¿Perdón?

SR. CROWLEY: ¿Quien hizo esa declaración ayer?

QUESTION: Su – digo, su embajador ante la OEA.

SR. CROWLEY: Claro. Lew Amselem.

PREGUNTA: Lewis Amselem.

SR. CROWLEY: Mm-hmm.

¿Mm-hmmm?

Traddución de inglés por Fernando Leon

Read this article in English

Fuente: www.narconews.com

.

Mientras el Segundo Golpe Fracasa, Un Oligarca Solitario Planea el Tercer Golpe de Estado Hondureño de 2009

Por Al Giordano


Adolfo Facusse
Adolfo Facussé—el magnate de negocios hondureño, que a principios de mes fue sacado de un avión que había llegado a Miami por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) y deportado de inmediato a Honduras—es una de esas personas en quién no se puede confiar; que incluso abandonando el Titanic, buscaría alguna ventaja asegurando el mejor bote salvavidas exclusivamente para él, o al menos trataría de llevarse los cubiertos que le quepan en sus bolsillos en el camino fuera.

Y así sucedió hoy cuando Facussé anunció su gran plan para resolver el problema del golpe, que el había apoyado pero que ahora claramente ha fallado.

Facussé propone que:

  • El “presidente” golpista Roberto Micheletti deje el cargo y sea recompensado por sus servicios con la creación de un puesto inexistente, el de diputado vitalicio (Augusto Pinochet disfrutó el cargo de Senador vitalicio durante y después de su dictadura).
  • Micheletti y todos los líderes golpistas—incluyendo el alto mando militar—tendríann una amnistía por adelantado por todos los crímenes que han cometido desde el 28 de junio.
  • El presidente Manuel Zelaya será reconocido como tal por unos quince minutos, mientras delega el mando a las Fuerzas Armadas y a un tipo de consejo “civil”, formado por políticos
    de los partidos basado en sus actuales porcentajes de escaños en el Congreso.
  • El envío de 3,000 militares de las “Fuerzas de Paz de la ONU”—pero solo de los siguientes tres países con gobiernos derechistas: Colombia, Panamá y Canadá—que se desplegarán a través de Honduras para hacer cumplir este acuerdo. (Porque todos sabemos que las tropas colombianas, amantes de la diversión, y los paramilitares con los que vengan para la excursión son muy capaces cuando se trata de proteger los derechos humanos de la ciudadanía.)
  • Zelaya, a cambio de llegar a ser reconocido como presidente por quince minutos más, y de un anillo codificador de juguete, esperará en silencio y sin poder hasta el 27 de enero para enfrentar cualesquiera que sean los cargos de “corrupción” que el régimen golpista haya cocinado para él.

“Hemos puesto a las ruedas en movimiento otra vez, aunque no sabemos que tan lejos nos llevarán”, dijo Facussé a los reporteros, alegando que Micheletti ya la había firmado.

El General golpista Romeo Vásquez Velásquez, claro, adora, adora, ADORA el plan, y efusivamente declara:

“Veo que rápidamente estamos llegando a una solución, que es lo que todos estamos esperando.”

Facussé, presidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), tan solo unas semanas atrás conducía la propuesta de que todas las empresas miembros del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) ofrecieran descuentos a los votantes, animándolos a participar en las “elecciones” del 29 de noviembre. Era como una venta de liquidación de la democracia con Fito el Loco gritando “¡SE VA TODO! NUESTROS PRECIOS ESTÁN DE LOCURA!”

Pero lo más gracioso ocurrió camino a las urnas. Dos noches atrás, el dictador golpista Micheletti—instalado en parte gracias a los esfuerzos antidemocráticos de Facussé—decretó el Estado de Sitio por 45 días, cancelando las garantías Constitucionales básicas de expresión, de prensa, de tránsito, de reunión y de debido proceso. Lo llamé El Segundo Golpe de Estado de 2009, con la admisión de que El Primer Golpe había fracasado en establecer el control sobre el país y su gente.

El manto de la “democracia” y “constitucionalidad” del régimen golpista cayó durante la noche del domingo. El candidato presidencial que lidera las encuestas, Pepe Lobo, rechazó el decreto, tal como lo hicieron el actual presidente del Congreso golpista, y los líderes empresariales que vieron que las nuevas reglas tendrían efectos negativos en sus billeteras. Éstos le dijeron a Micheletti que no iba a funcionar. Y ahora Micheletti lentamente se aleja del decreto, tan lentamente que espera que nadie se de cuenta de la demanda a sus represores de que devuelvan el equipo y los transmisores que se robaron la mañana del lunes de estaciones de radio y televisión claves.

Durante estos tres meses, Micheletti, Vásquez, Facussé y el resto de la banda de Robin Hoods a la inversa, pensaron que con solo dejar pasar el tiempo serían capaces de imponer las “elecciones” del 29 de noviembre, con todo arreglado para la solución final. Pero como el encuestador mexicano Dan Lund apuntó el día de hoy, el decreto de la noche del domingo de Micheletti invirtió la dinámica: Ahora no hay tiempo en el reloj para arreglar el daño provocado por el decreto, por el hecho de que las elecciones son tan cercanas al Segundo Golpe y de que sus vicios autoritarios no pueden ser justos ni libres.

Lund escribe:

“El tiempo hacia las elecciones del 29 de noviembre de 2009 es ahora una camisa de fuerza, especialmente en el contexto actual de confusión, del decreto de emergencia…de la situación compleja de los medios (medios de comunicación abiertos y verdaderamente justos es la condición sine qua non para una elección de esta importancia), y de la necesidad para una reconciliación suficiente que le de confianza al proceso en conjunto.”

La propuesta de Facussé es, en efecto, en nombre del Tercer Golpe, o al menos un globo de ensayo hacia su intento. Pero más allá de sus estrafalarias propuestas, El Tercer Golpe tiene un error aún más fatal: Fue creado en un cuarto trasero por magnates ricos y poderosos, sin la menor consulta; ya no digamos dialogando con un solo trabajador, campesino, o estudiante, y mucho menos con las organizaciones que representan la gran masa de la población hondureña movilizada. Porque es su poder desde abajo el que ha impedido que los dos golpes del año triunfen. Ningún régimen—ya no más—puede mantenerse en el poder en Honduras, a menos que satisfaga suficientemente la amalgama de movimientos sociales ahora popularmente conocidos como La Resistencia.

Aún más; el tratar de recompensar a Micheletti, tan solo dos días después de que enseñara sus despóticos dientes—en efecto, traicionando a sus conspiradores golpistas en su afán de retratar a este golpe al decir: “no es un golpe”—con un escaño vitalicio en el Congreso, como la propuesta de Facussé dice, indica una forma de pensar tan lejos de la realidad mostrada durante el verano. Es una propuesta tan lejana del sentimiento abrumador de la mayoría de sus compatriotas, que ofrece una ventana de cristal de la misteriosa mente de la oligarquía, tratando una vez más de sacar ventaja sobre los demás, aún cuando sus mejores planes se derrumban a su alrededor.

Traddución de inglés por Fernando Leon

Read this article in English


Fuente: www.narconews.com



.


Honduras: Fisuras internas en el golpismo


El bloque oligárquico no logra aplastar la fuerza popular

T.P.
El general en Jefe del golpe, apareció ayer sin uniforme de campaña, declarando a algunos periodistas que ha llegado la hora del entendimiento. Evidentemente, la realidad se ha resistido a los cálculos de las elites. Estos se han revelado bien equivocados, y es mejor abandonar las posturas radicales y actuar de otra forma.

El general en su nuevo formato -ataviado en su uniforme de gala- dió a entender que estamos a la víspera de un viraje, o sea que la fuerza bruta no ha podido doblar la resistencia popular. Abandono de la intransigencia, del radicalismo y de la vocación dictadorial: tienen que sentarse a dialogar con el odiado Presidente Zelaya, y esto conlleva a un inevitable reconocimiento -no de facto, sino explícito- de la nueva gran alianza política y social que se ha cohesionado después del fracasado golpe. Ha llegado un nuevo protagonista en la vida de Honduras, y llegó para quedarse largo rato.
Es la primera vez que el bloque oligárquico no logra aplastar las fuerzas sociales de la democracia real. Tienen que negociar, o sea modernizarse, y actualizarse a la realidad histórica prevaleciente en todo el continente americano.

El gobierno golpista registró su primera fisura interna en la que fuerzas que apoyaron el golpe de Estado, las cuales exigen que se de marcha atrás con la suspensión de las libertades civiles decretadas el domingo.
Diputados de los partidos Liberal y Nacional -que habían respaldado el derrocamiento de Manuel Zelaya el 28 de junio- pidieron a Micheletti, que termine sus medidas radicales.

Micheletti suspendió el domingo por decreto la libertad de asociación, movimiento y también la libertad de prensa, lo que les permitió allanar y cerrar a dos medios de comunicación leales a Zelaya.
Líderes empresariales propusieron, para terminar con la crisis política, que se restituya al depuesto presidente y el envío de 3,000 soldados de las Naciones Unidas para garantizar la paz en Honduras.

Para los empresarios, Zelaya deberá reasumir el cargo para entregar de inmediato el poder a las fuerzas armadas y un consejo de ministros de Estado, mientras que Micheletti regresaría a su curul en el Congreso

Fuente: selvasorg.blogspot.com
.

Honduras ¿Fin de la hegemonía oligárquica?

Ya es obvio que la jugada de las elecciones para ponerle punto final a la crisis no le resultará al gobierno de Micheletti.

Desde que fue derrocado el presidente Manuel Zelaya, yo me he preguntado por qué Roberto Micheletti y compañía hicieron intervenir al ejército, convirtiendo lo que hubiera podido ser la destitución legal de Zelaya, en un golpe de Estado. Tenían en su totalidad al Congreso, a la Corte Suprema de Justicia y al Tribunal Electoral: ¿por qué capturar al Presidente en la madrugada y expulsarlo a Costa Rica?

De un coronel haitiano aprendí que cuando un error es demasiado grande es porque no es error, y bajo esa óptica se entienden muchas cosas aparentemente incomprensibles. En los primeros momentos después del golpe, tanto Micheletti como otros de los involucrados parecían no tener un discurso preparado para explicar la intervención militar. ¿Fue una decisión de última hora y eso explica sus balbuceos, o no fueron ellos los que la tomaron?

Quizás un análisis de los resultados posibles de esta aventura, ayude a descifrar el sentido de las aparentes incongruencias. En mi opinión, el resultado de fondo del golpe de Estado será una derrota aplastante para la oligarquía hondureña, y no sólo una derrota táctica sino estratégica. Porque en lo inmediato, a estas alturas ya es obvio que la jugada de las elecciones para ponerle punto final a la crisis, no le resultará al gobierno de Micheletti. Las elecciones, si es que se celebran, no serán reconocidas por la comunidad internacional, encabezada por la ONU, cuyo secretario general ha retirado el apoyo de la entidad al proceso electoral, por considerar que no hay condiciones para su realización.

Y por muy eufórica que se sienta la derecha hondureña y centroamericana con la hombrada de desafiar a las potencias, de todas maneras su régimen no se podrá mantener. Y al hablar de régimen me refiero no sólo al gobierno de facto y su pretensión de salida electoral, sino al sistema tan bien cocinado con que la oligarquía hondureña se había asegurado el control del poder: el bipartidismo y una Constitución que se pretendía escrita en piedra y que ahora seguramente pasará a mejor vida.

En Guatemala, los acontecimientos de Honduras han precipitado durante la última semana la fuga de capitales, y de allí las presiones sobre la tasa de cambio. El súbito pánico financiero – como tantas veces ocurre – se basa más en supuestos y temores que en realidades. A tono con la derecha estadounidense, la guatemalteca se hace eco del discurso paranoico según el cual el presidente Obama es socialista. Esto lo confirman en el caso de Honduras cuando, según ellos, Estados Unidos se pone al lado de un presidente “chavista”.

Pero ese no es el caso. Aparte de la obligada defensa de la institucionalidad democrática (en este caso muy confusa), la política de Estados Unidos en Centroamérica – al menos en Honduras y Guatemala – tiene un sesgo antioligárquico. Esto, que a muchos les parecerá inconcebible, no es nuevo. Desde muy temprano (1828), Estados Unidos llegó a la conclusión de que la oligarquía le era hostil y siempre apoyó a los liberales de clase media, que le eran más afines política y socialmente. Los criollos, en cambio, que históricamente han sido la clase dominante, no se resignan a obedecer sin rechistar y les han salido respondones (si no que lo digan Micheletti, Arzú y también Violeta Chamorro). En 1995, una muy conocida intelectual estadounidense especializada en Guatemala me dijo: “Aquí estamos convencidos de que Guatemala no se puede cambiar desde adentro, la vamos a tener que cambiar desde afuera”. Entonces pensé que era pura baladronada.

Fuente: www.sigloxxi.com

martes, 29 de septiembre de 2009

Reporte de Resistencia Contra el Golpe de Estado

El Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado, comunica al pueblo hondureño y a la comunidad internacional:

1. Que amparados en el Artículo 3 de la Constitución de la República de Honduras, condenamos, rechazamos y desconocemos la totalidad del decreto ejecutivo PCM-M-016-2009, divulgado en cadena nacional el día lunes 27 de septiembre de 2009 por el régimen de facto de Honduras, mediante el cual intentan restringir las garantías constitucionales de la población hondureña en resistencia, durante un período de 45 días, siendo esto una demostración más de las violaciones a derechos humanos perpetrados por la dictadura encabezada por Roberto Micheletti y sostenida por el ejército y la policía nacional, con el financiamiento de la derecha empresarial.

2. Que condenamos y rechazamos enérgicamente el cobarde asalto armado que ejecutó el régimen de facto contra las instalaciones de Cholusat-Sur Canal 36 y Radio Globo, medios de comunicación independientes que han acompañado la lucha popular contra el golpe de Estado, divulgando nacional e internacionalmente los hechos nefastos acaecidos en este período oscuro de la historia nacional, por lo cual declaramos nuestra solidaridad y apoyo en todas las formas posibles a nuestro alcance.

3. Que exhortamos al digno pueblo hondureño en Resistencia a no dejarnos atemorizar por las acciones ilegales del régimen golpista, que intenta a toda costa paralizar la lucha popular para consolidarse en el poder y continuar con el desprecio, explotación y humillación a que nos han tenido sometidos.

4. Que renovamos nuestro compromiso de mantener la lucha popular, hasta lograr la refundación de Honduras como país en ruta hacia la liberación de las oligarquías que han oprimido históricamente al pueblo hondureño.

.