viernes, 9 de marzo de 2012

Las Mujeres Campesinas en Honduras

Entrevista a Ana Rivera, candidata Necia a diputada por el Departamento de Francisco Morazán. FRP - LIBRE


Actualmente ¿en qué condiciones se encuentran las familias campesinas Hondureñas?

Las familias campesinas que viven de la agricultura a pequeña escala, enfrentan las situaciones más críticas de su historia. Ocho de cada diez familias no tienen tierras para cultivo, la tierra fértil y apropiada para trabajar ya se encuentra en las manos de los medianos y grandes productores. Cabe destacar que la pobreza en el área rural es alarmante; el 77% de los hogares son pobres y de éstos 67% viven en pobreza extrema. Es decir que no generan suficientes ingresos para adquirir una canasta básica de alimentos, además de otras necesidades básicas insatisfechas como ser salud, educación y viviendas dignas.

¿Las mujeres campesinas se encuentran en una situación aun más precaria, que retos enfrentan?

Definitivamente las mujeres campesinas son más vulnerables en muchos sentidos. Se enfrentan a una realidad donde las desigualdades sociales son enormes, provocando que ellas posean menos recursos financieros y físicos, sin embargo con más responsabilidades que los hombres. Esta desigualdad se expresa también en altos niveles de analfabetismo, elevadas tasas de muerte materna por causas prevenibles, altos índices de violencia de género, incluido el femicidio.

Las mujeres campesinas deben atender la casa, sus hijos/as, deben colaborar en la siembra, cultivos, recolectas y venta de los productos. Por lo tanto también tienen una escasa participación política.

¿Qué impactos ha tenido el golpe de estado en el sector campesino?

El mayor impacto se ha reflejado en el retroceso y casi desactivación del proceso de reforma agraria que permitía un mayor acceso de los campesinos a las tierras. También se encuentra la derogación del decreto 18-2008 (aprobado durante el gobierno de Mel Zelaya) que ha afectado unos 400 movimientos y grupos que tienen hasta 20 años trabajando la tierra. Esto a la vez ha provocado fuertes enfrentamientos entre los campesinos sin tierra, los desempleados y los asalariados en contra de los terratenientes. Desembocando en violencia y violaciones a los derechos humanos con uso de fuerza militar y policial en desalojos ilegales de los compañeros y compañeras campesinas.

¿Qué significa la lucha en el Bajo Aguan para la lucha campesina a nivel nacional?


El Valle del Aguán se conoce por ser de las zonas más grandes cultivables del país. El 1% de los productores concentran la tercera parte de las mejores tierras donde se cultiva actualmente más de 300 mil toneladas métricas de aceite de palma, de la cual, el 70% es para exportación.

Reflejando así un modelo de desarrollo rural, basado en el agro-negocio y el acaparamiento de tierras, el cual no sólo está profundizando los niveles de pobreza a nivel nacional, sino que está afectando gravemente la seguridad y soberanía alimentaria de la mayoría de la población rural, generando al mismo tiempo, fuertes conflictos que han desembocado en una abierta y sistemática violación de los derechos más elementales de las personas.

La recuperación de tierras en el Valle del Aguán es uno de los conflictos más acentuados del sector campesino, la recuperación de estas tierras significaría derrocar el modelo neoliberal y las fuerzas represivas extranjeras que lo único que han provocado es más pobreza, más desempleo y un menor uso productivo de las tierras en nuestro país.

¿Cómo evalúa la importancia de los y las campesinas en el Partido LIBRE?


El partido LIBRE ha propiciado los espacios para que los y las campesinas de nuestro país expresen sus necesidades, que son mejor conocidas solamente por ellos mismos. Se considera de gran relevancia su participación ya que representan una gran mayoría en nuestro país y son las personas que generan el 76% de la producción agrícola en Honduras.

Es necesario que se implementen políticas equitativas que busquen la seguridad y soberanía alimentaria con justicia económica, que se reconozca el papel fundamental de la economía rural. Es preciso reducir la vulnerabilidad de este sector de la población para poder crear un verdadero cambio en nuestro país.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada