miércoles, 26 de enero de 2011

Tegucigalpa despierta militarizada y manifestantes son reprimidos

Natasha Pitts *

Adital -
El día de ayer (25) en Tegucigalpa, capital de Honduras, estuvo marcado por varias manifestaciones. Además de las mujeres, que pretendían celebrar su día y luchar por sus derechos en las calles, campesinos y profesores también se movilizaron para batallar por los derechos que les están siendo retirados por el gobierno de Porfirio Lobo, considerado como el continuador del golpe de estado del 28 de junio de 2009.

De acuerdo con relatos de la Unión de Escritores y Artistas de Honduras (UEAH), entidad miembro del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), Tegucigalpa amaneció este martes "militarizada, sitiada, secuestrada" por el operativo de "inteligencia militar". El tránsito fue perjudicado, afectando la circulación cotidiana de la ciudad, y el cielo fue tomado por aviones, desde donde también se fiscalizaba la ciudad.
Aún con la presencia de policías en toda la ciudad, ignorando la represión, un gran contingente se desplazó por las calles a fin de celebrar el Día de la Mujer Hondureña. Las feministas marcharon hasta el Congreso Nacional, pero como regalo por su día "fueron desalojadas violentamente de allí" por el alcalde capitalino Ricardo Álvarez.

Otro gran grupo de manifestantes estuvo constituido por los campesinos, que ocuparon varios caminos de Honduras a fin de defender el Artículo 18-2008, derogado por el Congreso. Los campesinos también ocuparon el espacio frente a la Corte Suprema de Justicia.

Este mismo día, los profesores y miembros del FNRP se unieron y manifestaron para hacer que sus voces sean escuchadas. Los profesores luchan para defender el Estatuto del Docente hondureño, que costó más de 20 años en ser aprobado, y que ahora está siendo invalidado por el gobierno de Pepe Lobo. Con la derogación, los profesores pierden calificación académica, antigüedad, trienios y todos los beneficios económicos establecidos en el Estatuto.

En el intento de parar esta decisión, los profesores y miembros del FNRP se dirigieron al Congreso Nacional, donde conversaron con Orlando Hernández, titular del Congreso. Desde allá, salieron con la promesa de que será retirado del artículo 136 el párrafo que afirma que se mantiene suspendido el Estatuto del Docente.

A pesar de ello, el retorno que este grupo recibió fue el mismo que les dieron a las mujeres y a los campesinos. Los manifestantes fueron atacados con gas de pimienta y bombas de gases lacrimógenos. El accionar violento perjudicó a toda Tegucigalpa y obligó a los comerciantes a cerrar sus puertas para no ser damnificados. Cuatro miembros del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (COPEMH) fueron detenidos.

Toda esta violencia gratuita ofrecida como presente a la Resistencia no será motivo para desistir de la lucha por una nueva Constituyente, por el retorno de Manuel Zelaya y por nuevos tiempos de paz y justicia para Honduras. Prueba de ello es que una nueva manifestación está siendo preparada para mañana. A partir de las 8h, en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), en Tegucigalpa, todos están siendo convocados a unirse para "repudiar de nuevo a los golpistas y a este régimen continuador, represivo, heredero del golpe de estado militar, de Pepe Lobo y su camarilla, que el día de ayer por la mañana reprimieron con gases al pueblo".

Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com


* Periodista de Adital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada