viernes, 28 de enero de 2011

Manifiesto de Apoyo al Proceso Bolivariano en Venezuela

Al pueblo de Venezuela
Al Gobierno del  Presidente Hugo Chavez
A los movimientos sociales de Venezuela

Estimados compañeros y compañeras,

Hace doce años, el pueblo venezolano decidió cambiar el rumbo de la
historia de su país y romper con la larga noche neoliberal y décadas de
manipulación de una oligarquía que se saciaba con los recursos del
petróleo, sin beneficiar en nada al pueblo.

El pueblo venezolano pagó el precio de la pobreza y de las desigualdades
sociales.
El día dos de febrero de 1999, resultado de muchas movilizaciones
populares, y de una masacre en Caracas que costó la vida de millares de
ciudadanos, finalmente tuvimos una elección democrática y el presidente
venezolano Hugo Chávez asumió la Presidencia de Venezuela, con el
compromiso popular de refundar el país por medio de un proceso de
transformación social, basado en la participación popular y en el
rescate del papel del Estado como gestor de políticas públicas en pro de
la mayoría de la población.

A partir de entonces, se inició un programa de erradicación del
analfabetismo, la universalización del sistema primario de salud, la
apertura de nuevas universidades, la democratización de la propiedad de
la tierra en el campo y en la ciudad, y la construcción de un proyecto
económico que use los recursos del petróleo para resolver los problemas
del pueblo de vivienda, educación, salud, y acceso a la energía. Y
asumió una vocación internacionalista de ayuda a otros pueblos, a través
del proyecto ALBA, siguiendo el ejemplo de Simón Bolívar.

No basta que bajo la mirada y las reglas de la democracia
representativa, Chávez y su proyecto de gobierno haya salido victorioso
en 14 procesos electorales realizados desde este período. No basta que
este gobierno haya admitido derrotas electorales como en 2008, cuando
fue rechazado en las urnas el proyecto de reforma constitucional
propuesto por el gobierno. Las empresas transnacionales, las clases
dominantes locales y los intereses del imperio de los Estados Unidos, no
se conforman con la pérdida del control del petróleo venezolano y con la
pérdida de poder político. Por esto, durante todos estos años, han
organizado una campaña permanente, sistemática, para descalificar el
proceso, agrediendo al pueblo venezolano y a su presidente, como nunca
sucedió antes en la historia del país.

Pero todavía reclaman que falta derecho a la opinión y a la libertad de
expresión. Estas fuerzas derechistas, que mantuvieron al continente
latinoamericano precisamente al servicio de los intereses del capital de
los Estados Unidos, como ahora, perdieron el poder político en la
mayoría de los países, y se articulan a través del control que tienen
sobre los medios de comunicación. Usan los medios de comunicación de
masas como su arma permanente para mentir, manipular, y atacar.
Esto viene ocurriendo no sólo en Venezuela, sino también en Brasil, en
Argentina, y en todos los países de América Latina.

Por confiar en el carácter popular y democrático de la revolución
bolivariana, por defender el derecho soberano del pueblo venezolano y de
todos los pueblos del mundo a decidir su destino, sin injerencia del
capital y de las fuerzas del imperio, por considerar de fundamental
importancia el proceso de integración regional que viene siendo
impulsado en América Latina en los últimos diez años, y que se concreta
a través de UNASUR, del CELAEC, y del proyecto de integración popular
del ALBA, salimos públicamente a manifestar nuestra solidaridad con el
pueblo hermano venezolano, con su gobierno, y con el proyecto de cambios
sociales en curso en aquel país.

En el año del bicentenario de la independencia política de varios países
de América Latina, a pesar de la campaña de odio orquestada a partir de
los medios masivos de comunicación contra Venezuela, reiteramos nuestro
compromiso de realizar todos los  esfuerzos para construir la verdadera
integración de nuestros pueblos, y apoyar el ejemplo del pueblo
venezolano, que inspirado en Simón Bolívar y el Che Guevara, José Martí
y tantos otros, nos impulsa en la necesidad de unirnos en América
Latina, para ayudarnos a resolver juntos los problemas fundamentales de
nuestros pueblos.

Defendemos que haya un proceso de democratización de todos los medios de
comunicación de masas en nuestros países, para liberar a nuestros
pueblos de la manipulación y de su uso por los intereses de la burguesía
y de las empresas que quieren retomar el control de nuestros recursos
económicos.
Los pueblos de América Latina precisan caminar con sus propios pies,
abriendo un mismo camino de soberanía política, económica, de control de
sus recursos naturales, para construir sociedades más justas,
democráticas e igualitarias.

Defender al pueblo venezolano de las agresiones que sufre, es defender a
los pueblos de todo el continente.

Atentamente

Para adhesiones, dirigirse a: solidariedadelatina@gmail.com

Secretaría operativa
de los movimientos sociales  hacia el ALBA

Articulación Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada