sábado, 13 de abril de 2013

Le recuerdan a Oscar Álvarez su fracaso en materia de Seguridad



El anuncio con “bombos y platillos” del regreso de Óscar Álvarez al país, por parte del Partido Nacional, según sus seguidores, busca un objetivo mediático-electorero, porque es una figura que ayudará a captar votos, pero sus oponentes dicen que es un ex funcionario que con sus cifras sobre la violencia, demostró que le quedó grande el puesto de ministro de Seguridad.

Para el director del Grupo Sociedad Civil, que agrupa 17 instituciones, Omar Rivera, los números sobre la violencia en la gestión de Álvarez dejan en evidencia que le quedó debiendo a la sociedad.

Mientras él estuvo al frente de la Secretaría de Seguridad se mostró un deterioro significativo de la seguridad ciudadana por el incremento de muertes violentas, dijo Rivera.

La tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes en la gestión de Álvarez subió de 66. 8 en 2009 a 86. 5, cuando salió en 2011, lo que representa un incremento de 19.7, dijo Rivera, citando cifras oficiales del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

En números de muertos, explicó Rivera, estos subieron de 5, 265 en 2009 a 6, 239, cuando Álvarez se fue del gobierno.

“Esas tasas y cifras representan un fracaso de su gestión como ministro y se puede reconocer que su labor sí fue mejor en el gobierno de Ricardo Maduro (2002-2006).

Padrinazgos

Uno de los grandes responsables de la politización de la Policía Nacional fue el ex titular de la Secretaría de Seguridad, Oscar Álvarez, originando diversas irregularidades como los padrinazgos, aseguró ayer el comisionado Aldo Oliva Rodríguez.

El oficial de la institución policial que por los momentos se encuentra en situación de disponibilidad, manifestó que “yo nunca quisiera haber conocido a ese hombre como secretario de Seguridad, porque es el que más daño le ha hecho (a la Policía Nacional) y es por él que estamos en la situación actual”.

Oliva Rodríguez señaló que es de conocimiento general quiénes son los mayores corruptos del país, refiriéndose a los políticos y cuando este tipo de gente atrapa determinada institución la pervierten.

“Porque tienen propósitos funestos para este pueblo, están debilitando a la Policía y van a quedar dentro de la institución gente que ellos quieren que permanezca”, añadió.

Sectarización
Por su parte, el director del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), Wilfredo Méndez, declaró que el tema de seguridad pública se debe de ver obligatoriamente desde el ámbito político, pero el problema surge cuando existe una sectarización y control por agrupaciones.

Asimismo, el analista político criticó al ex ministro de Seguridad, Oscar Álvarez, por las acusaciones vigentes durante su gestión como funcionario, quien debería de estar respondiendo ante los tribunales de justicia en lugar de participar en la organización de la campaña política del candidato presidencial por el Partido Nacional, Juan Orlando Hernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario